lunes, 28 de marzo de 2011

Clavel del aire / Barba de monte

Género Tillandsia / Clavel del aire / Barba de monte 
El genero fue nombrado por Carlos Linneo en honor de Elias Tillands (1640 - 1693), médico, botánico, biólogo, y micólogo finés del siglo XVII. Está considerado como el padre de la Botánica en Finlandia, autor de Catalogus plantarum, primer trabajo botánico del país, publicado en 1673 y fundador del primer jardín botánico académico en Turku (1678).
“Según la leyenda Tillandz ("Till lands" significa "por tierra" en sueco) consiguió su nombre cuando como estudiante, viajó en barco desde Turku a Estocolmo. En el viaje en barco se mareó tanto y lo pasó tan mal que a la vuelta volvió caminando alrededor de Golfo de Botnia, una distancia de unos 1000 kilómetros.” (Elías Tillandz, Wikipedia).
Familia: Bromeliaceae.
El nombre 'Bromelia' honra al botánico, médico y numismático sueco Olof Bromelius / Olaf Bromel (1639-1705). Bromel fue discípulo de Carlos Linneo. 
Para Chaco son nativas las siguientes especies: 
Tillandsia bandensis Baker.
Tillandsia capillaris R. et P.
Tillandsia duratii Vis. / Azahar, Azahar morado, Clavel del aire, Flor del aire, Chasca, Huayampi, Payampi (Santiago del Estero). Taperachi, Garabatillo (Izoceño-Guaraní). Air Plant (inglés).
Tillandsia loliacea Mart. ex Schult. f.
Tillandsia lorentziana Griseb.
Tillandsia meridionalis Baker / Clavel del aire rosado. Air plant / Airplants (inglés).
Tillandsia reichenbachii Baker / Chasca.
Tillandsia sp.
Tillandsia tricholepis Baker.
Tillandsia usneoides (L.) L. / Barba de monte, Barbas de Dios, Barba de quenua o del tabaquillo, Barbón, Cabello de ángel, Estopa de los árboles, Igaú, Tuyá rendivá. Spanish moss (inglés).
Sobre el nombre wichí "Jwistes-k'os":
La Tabla 2 de la publicación "Espíritus vinculados con el bosque y sus plantas en el mundo de los wichís del Chaco Semiárido salteño, Argentina" trata sobre "Fitónimos wichís" que destacan el vínculo entre la especie vegetal o fúngica nombrada y espíritus, su traducción aproximada al español, la motivación del nombre y las familias y especies botánicas o fúngicas correspondientes"
En nombre wichí para plantas del género Tillansia (Tillandsia duratii, T.funebris, T. loliaceae, T. meridionalis, T.streptocarpa de la familia de las Bromeliaceae) es Jwistes-k'os (traducción aproximada: cultivo de "Dedos Largos" (wistes: dedos largos, ser espiritual; kós: cultivo, planta cultivada), es usado para designar a varias especies del género Tillandsia, plantas conocidas vulgarmente en otras zonas del país como "caveles del aire". Se las llama así porque es éste el dueño espiritual de esta plantas "Jwistes o Dedos Largos", quien las siembra por todo el bosque y vigila que la gente no las recoja y juegue con ellas. (Suárez, María Eugenia: Espíritus vinculados con el bosque y sus plantas en el mundo de los wichís del Chaco Semiárido salteño, Argentina, 2012)
Imagen: Clavel del aire Tillandsia duratii (Parque Ávalos de Resistencia, Chaco, Argentina)
Los claveles del aire son epífitas de hojas grisáceas, ásperas y frecuentemente con los ápices enrollados sobre sí mismos o sobre ramas próximas.
En T. duratti los largos tallos de las inflorescencias sobresalen ampliamente de la roseta foliar, vistosas flores lila-azuladas suavemente fragantes. 
Se distribuye desde el sur de Estados Unidos a través de América Central y América del Sur a la Argentina.
Se encuentran sobre las ramas de árboles añosos, pero pueden sobrevivir incluso prendidas a los cables aéreos, alambrados y troncos o ramas secas. Los tricomas le permitnen absorver los nutrientes y la humedad del aire.
En una publicación de la Universidad Nacional del Nordeste sobre Bromeliaceae leemos: "..Hojas alternas, simples, rígidas, estrechas, paralelinervias, enteras o más a menudo espinoso aserradas, formando una roseta basal, con entrenudos cortos y progresivamente más largos hacia la inflorescencia. La base de la hoja es envolvente en el tallo y se abre arriba en una lámina lanceolada, acanalada, que termina en un ápice muy agudo. 
Las plantas de Tillandsia presentan una densa cobertura de escamas peltadas. La misión de este particular indumento es la de incrementar la reflexión de radiación solar de las hojas disminuyendo la diferencia de temperatura hoja-aire. Pero la función que mejor se conoce es su intervención en la absorción de agua proveniente del rocío de la noche y nutrientes de la atmósfera...." (Guía de Consultas Diversidad Vegetal, FACENA (UNNE), Bromeliaceae). 
Tillandsias verdes: Las especies verdes requieren un clima templado-lluvioso y crecen por lo general en la sombra, ya sea en la tierra o sobre árboles en el sotobosque. Las variedades verdes carecen de tricomas."

Tillandsias grises: En contraste, casi todas las especies de tillandsias grises crecen en áreas sub-húmedas o sub-áridas con alta humedad del aire. Prefieren el sol, por lo cual se encuentran en los pisos altos del bosque o en rocas. Muchas de estas variedades son epifitas. Como plantas que prácticamente carecen de raíces tienen una forma de vida muy peculiar. Su apariencia gris resulta de la circunstancia que sus tallos y hojas están cubiertos por pequeñas escamas (tricomas). Éstos son pelitos complejos que son generados por la epidermis de las hojas y se mueren de inmediato. Las células muertas de las tricomas se llenan de aire, reflejando la luz, por eso la apariencia blancuzca. La planta es más blanca, cuanto más o más grandes tricomas tiene. Los tricomas se llenan con agua (chupan la humedad) y dejan ver el tejido verde debajo (la planta se ve verde) y la planta puede absorber más luz. En cuanto el sol seca la planta, esa parece grisácea otra vez. Así los tricomas no sólo sirven para absorber agua, sino también de protección contra el sol y la transpiración. Este truco permite a las plantas, sin raíces, absorber gotas de niebla o directamente lluvia para cubrir su necesidad de agua. Los minerales los obtienen de las cantidades pequeñas contenidas en el polvo que lleva el viento, hojas que se caen y materia procedente de los insectos y se disuelvan en el agua absorbida.
Las Tillandsias, como todas las epífitas no son parásitos. Sus raíces sólo sirven (por lo general) para la fijación de la planta y no disponen de radículas (raíces secundarias, responsables para la absorbción de minerales y agua). Las variedades de hojas más finas crecen en áreas lluviosas y las variedades de hojas gruesas en áreas con sequías."  (Tillandsia en Wikipedia).
Sobre los aspectos negativos del Clavel del aire, según las referencias de un trabajo presentado en el XIII Congreso Latinoamericano de Malezas: "El clavel del Aire (Tillandsia spp.) y su control": "El modo de asociación de Tillandsia spp. con las especies hospedantes es considerado por la mayoría de los botánicos como un caso de comensalismo, sin afectar de modo alguno al patrón (la especie hospedante). No se conocen estudios que confirmen un verdadero flujo de nutrientes desde el patrón al clavel del aire hospedado, y la observación de que frecuentemente individuos de Tillandsia spp. se desarrollan sobre ramas secas, cables de luz, teléfono y otras estructuras inertes, permiten poner en duda que ello ocurra, tanto como que signifique un efecto detrimental sobre el hospedante vivo. No obstante, existen reportes que refieren efectos detrimentales de las asociaciones epifíticas (Benzing et al., 1978), por ejemplo, a causa del sombreado que producen cuando el grado de invasión es importante (Benzing, 1978). También Claver et al. (1983) definieron a Tillandsia recurvata y T. aeranthos como verdaderas malezas epífitas que compiten por la luz con sus hospedantes."
Tillandsia meridionalis / Clavel del aire rosado  (Parque Ávalos de Resistencia, Chaco, Argentina).
Leyenda del Clavel del aire 
"Cuentan por el Noroeste Argentino, que en tiempos de la conquista, un español se había enamorado de una india, hija de un cacique calchaquí, pero el español era rechazado por ella cada vez que se acercaba a confiarle su amor. Y como del amor al odio hay tan solo un paso comenzó a perseguirla implacablemente. Y una tarde que la halló sola cuidando un hato de cabras, se acercó sigilosamente, ella cuando lo vio comenzó a correr. Llegó un momento en que al frente de ella sólo tenía un árbol y el abismo. Desesperada se encaramó en el árbol. Cuando el llegó le pidió buenamente que bajará, que la respetaría. Ella, obstinada y pensando que no cumpliría su palabra, subió hasta las últimas ramas y allí quedó, meciéndose con el viento de la tarde, entre el abismo y la montaña. El hombre, al ver que no podía subir para bajarla, sacó un cuchillo y la amenazó. Menos aún pudo lograr lo que quería. Entonces él, con rabia, le arrojó el cuchillo, que se clavó en el corazón de la ñusta, quién bajó los brazos, dobló la cabeza, y como una paloma muerta cayó al abismo. Flotó un instante en el azulado aire de la tarde y se posó, allá en el fondo, en las ramas de un copudo algarrobo. Hasta allí llegó corriendo el hombre, que la buscaba desesperadamente, y vio que donde había caído la indiecita aparecía una flor blanca nacarada, símbolo de virginidad y pureza, cuyos pétalos apenas latían como el titilar de una estrella.” (Portal ONI escuelas)
Como el clavel del aire, / así era ella, / igual que la flor / prendida en mi corazón. ¡Oh, cuánto lloré / porque me dejó! / Como el clavel del aire, / así era ella,/ igual que la flor. (del tango “Clavel del Aire” de 1930, música de Juan de Dios Filiberto dedicada a su amigo el Dr. Arturo Ameguino, letra de Fernán Silva Valdez. Para escucharla acceder al Portal TodoTango: Clavel del Aire).
Izquierda y abajo "Barba de monte" en Selvas del Río de Oro (Chaco, Argentina)
 

3 comentarios:

  1. Su efecto de parasitismo se observa en las ramas de los ibirá pitá de Av Castelli de 0 a 200, en algunos fresnos de Santa Fé y Pueyrredón.Habría que salvar al único árbol oriental de Resistencia, ubicado en pellegrini y 9 de julio( vereda de la Tintorería), que también se está infectando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no son parasitos sino epífitos,, es decir no se alimentan del arbol donde se posan,, investigalo en paginas especiales para estas plantas,,

      Eliminar
    2. no son parasitos no le hacen da;o al arbol donde habitan

      Eliminar