martes, 15 de septiembre de 2009

Mamón / Higuera de monte

Mamón / Mamón o Higuera de monte
Género Carica. Nombre derivado del griego karike: higuera (Ficus carica), por la semejanza entre sus hojas; papaya, adaptación de su nombre nativo.Familia: Caricaceae.  
Mamón: Carica papaya  L.
Origen: América tropical. Cultivada en casi todas las regiones tropicales del planeta.
Nombres comunes: Ababaya; Bomba; Lechosa (por su savia); Mamón; Melón de árbol; Papaya/o; Papayero; Pucha o Paque; Mamao; Naimi; Capaídso... 
Es una planta de tronco erguido que forma un eje único de gran longitud, corteza castaño claro con cicatrices semicirculares en toda su longitud, copa superior de ramificación abierta y ascendente e inferior péndula, las hojas son grandes, palmeadas, con pecíolos muy largos y nervaduras salientes en la cara inferior.
Según la característica de sus flores puede ser dioica (de sexos separados, con flores masculinas o femeninas en distintas plantas), mamón macho (monoica, de flores masculinas, no da frutos, son polinizadoras); mamón hembra (monoica de flores femeninas, da frutos) y polígama (flores masculinas, femeninas y hermafroditas, da frutos).
Flores masculinas en racimos péndulos color blanco amarillentos, las femeninas solitarias o en inflorescencias cortas, blanco amarillentas, más grandes que las masculinas y dispuestas en la base de las hojas. El fruto es ovoide y amarillo al madurar, pulposo y jugoso, con numerosas semillas oscuras. Se comen crudos, cocidos y en dulce.
El látex que exuda contiene papaína, una enzima que tiene numerosas aplicaciones en la industria de la alimentación, cosmética y farmacéutica.
El mamón es una de las plantas empleada por los nativos centroamericanos como alimento y medicamento mucho antes de la época de la conquista española y es mencionada en casi toda la bibliografía de esa época al describir la flora autóctona.
Martin Dobrizhoffer, un misionero jesuita que residió largo tiempo entre los aborígenes del territorio chaqueño, relata: “Los mamones, una fruta más o menos del tamaño de un membrillo y a veces aún mayores, aparecen en color verde amarillo en el mismo tronco del árbol y esto en el tiempo de su madurez. Como penden de tallos cortos, semejan unas mamas, de donde toman su nombre. Su pulpa asemeja a los melones en color y sabor y se come ya cruda ya cocida con la carne, lo cual es mejor. El árbol en que crecen es de un tamaño mediano y grueso y asemeja en su corteza de color ceniciento a un nogal pero en sus hojas anchas y anguladas a una higuera. Su madera débil rebosa de un jugo lechoso e insípido. Tal es la segunda causa por la cual sus frutas llevan su nombre de las mismas. Estos árboles florecen y fructifican durante todo el año, y por esta misma fertilidad no perduran más de cuatro años. Desde su plantación necesitan sólo un año para crecer y dar frutos. Hay dos especies de las cuales una se dice ser la masculina, la otra la femenina. Por cierto se diferencian en algunas partes pero es erróneo que una sin la otra queda estéril. Tal diferencia sexual ha sido atribuida a diversas plantas y árboles. Con la frecuencia con que se encuentran los mamones en el Brasil y algunos otros países de América, tan raramente se ven en Paracuaria, y casi nunca fuera de los huertos.” (Dobrizhoffer, Martino: “Historia de Abiponibus, equestri bellicosaque Paraquariae natione”, 1784. Traducción de Edmundo Wernicke: “Historia de los Abipones”, Universidad Nacional del Nordeste, Facultad de Humanidades, Departamento de Historia, Resistencia, Chaco 1967).
Al describir la flora del Gran Chaco, Luis Jorge Fontana refiere: “Mamón, familia papayáceas, Carica papaya. Árbol de altura no menor de 6 metros, tallo derecho, cilíndrico y coronado por hojas grandes en forma de manos y de flores dioicas; el fruto es amarillo y generalmente ovoide y peciolado o atado al tallo según la especie; en tamaño es algo mayor que el membrillo y parecen melones pequeños; se comen crudos, cocidos y en dulce, pero es fruto desabrido y de escaso mérito; este árbol produce un jugo lechoso muy abundante, al cual se atribuyen propiedades medicinales y entre otras virtudes la de disolver la carne, bajo este aspecto es, que ha pedido del químico Arata, le hemos remitido una porción de este jugo, reducido a polvo por medio de evaporación. Este árbol no abunda mucho en el Chaco, donde hemos encontrado tres especies ya conocidas en Brasil; el señor don Domingo Parodi, que muy extensamente se ocupó de las plantas del paraguay, ha dado interesantes noticias al respecto. (Luis Jorge Fontana: "El Gran Chaco", Ed. Solar, Hachette, Buenos Aires, 1977).
Hieronymus se refiere al empleo que se hace de la especie Carica papaya: "N. v. papayo, mamón, árbol de melón, pinó-guazú.
Árbol mediocre de 5 á 7 metros de altura, originario de las regiones tropicales de Sud - América... 

Las frutas carnosas tienen la forma y el tamaño de un melón mediano, su gusto es dulce y se comen crudas, cocidas y hechas dulce; pero la fruta cruda produce fácilmente diarrea. El jugo lechoso es amargo y áspero; se usa, mezclado con miel, como un remedio excelente contra las lombrices, y se emplea exteriormente en las enfermedades del cutis. Las semillas se usan también contra lombrices. La raíz tiene un olor semejante al del rábano negro; tomada en pequeñas dosis es antihelmíntica, pero es peligrosa en dosis mayor,; administrada exteriormente produce empeines, é interiormente inflamación de los intestinos. Las hojas son empleadas para envolver la carne de animales viejos y producen el singular efecto de ablandarla. El mismo efecto se consigue si se ponen algunas gotas del jugo lechoso en el agua que se sumerge la carne. Los negros emplean también las hojas como jabón. Con el tronco ahuecado se hacen canales ó tejas para recojer las aguas llovedizas." (Hieronymus, J.: Plantae diaphoricae florae Argentinae, Buenos Aires, 1882).
Wikipedia refiere: "Las flores femeninas tienen un cáliz formado por una corona o estrella de cinco puntas muy pronunciada y fácil de distinguir. Encima de éste se encuentra el ovario, cubierto por los sépalos; éstos son cinco, de color blanco amarillo, y cuando muy tiernos, ligeramente tocados de violeta en la punta; no están soldados. Los estigmas son cinco, de color amarillo, y tienen forma de abanico. Los frutos de este pie son grandes y globosos. Las flores hermafroditas tienen los dos sexos y el árbol que las posee tiene a su vez tres clases de flores diferentes. Una llamada pentandria, parecida a la flor femenina, pero al separar los pétalos se aprecian cinco estambres y el ovario es lobulado. Los frutos de esta flor son globosos y lobulados. Otro tipo de flor es la llamada elongata y tiene diez estambres, colocados en dos tandas; la flor es alargada y de forma cilíndrica, al igual que el ovario, dando frutos alargados. El último tipo de flor es la intermedia o irregular, no es una flor bien constituida, formando frutos deformes. Las flores masculinas crecen en largos pedúnculos de más de medio metro de longitud y en cuyos extremos se encuentran racimos constituidos por 15 - 20 florecillas. Las flores están formadas por un largo tubo constituido por los pétalos soldados, en cuyo interior se encuentran 10 estambres, colocados en dos tandas de a cinco cada una. La flor tiene un pequeño pistilo rudimentario y carece de estigmas. Estas flores no dan frutos, pero si lo hacen son alargados y de poca calidad. Los frutos y las flores se desarrollan en racimos justo debajo de la inserción de los tallos de las hojas palmeadas. No es exigente en cuanto a suelos, pudiendo desarrollarse en cualquier terreno abandonado o incluso en alguna maceta grande. Es una de las plantas más productivas con relación a su tamaño ya que siempre tiene flores y frutos al mismo tiempo. El desarrollo de los frutos produce la caída de las hojas inferiores, por lo que quedan siempre al descubierto por debajo de las hojas." (Carica papaya, Wikipedia). 
Higuera de monte en "Las Curiosas", Avia Terai (Chaco, Argentina)
Mamón o Higuera de monte: Carica quercifolia (A. St.-Hil.) Hieron.
Sin. Carica lanceolata, Papaya lanceolata, Papaya quercifolia, Vasconcellea lanceolata, Vasconcellea quercifolia. 

El epíteto de la especie "quercifolia" de quercus: roble y folium: hojas, en referencia a sus grandes hojas lobuladas que recuerdan a las hojas de algunos robles 
Origen: Autóctono.  
Distribución en Argentina: Catamarca, Chaco, Corrientes, Formosa, Jujuy, Misiones, Salta, Sgo. del Estero, Santa Fe, Tucumán.
Países limítrofes: Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay.
Nombres comunes: Callmaic* (toba), Higuera del monte, Higuerita, Yacaratiá, Yarakati'á, Mamón de monte. 
En Brasil: Barrigudo, Figo de monte, Jaracatiá, Mamãozinho, Mamãozinho do mato, Mamão-macho, Mamoeirinho, Papayette, Umbuzeiro.  
Fig tree of the Mount, Mamón of the Mount (inglés).
*Nombre toba para Carica quercifolia registrado en "Hacia una Nueva Carta Étnica del Gran Chaco VIII" (Martínez, Gustavo Javier: Fitonimia de los Tobas Bermejeños (Chaco Central, Argentina), Centro del Hombre Antiguo Chaqueño (Chaco), Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, )   
LEYENDA DE LAS LÁGRIMAS DE ORO (tomada de Tradiciones, Mitos y leyendas de Elqui, de BiblioRedes de Chile, Biblioteca Pública Joaquín Vicuña Larrain)
En la conquista española, Serena fue quemada reiteradamente por los indígenas.
La segunda vez se salvaron algunos indios de naturaleza pacífica y tomaron de rehenes a algunos españoles. Entre los rehenes había un español que era un capitán que se hizo amigo de los indígenas. Este capitán se enamoró perdidamente de la hija del jefe de la tribu.
El capitán fue a pedir la mano de su querida a su amigo el jefe. Su hija estaba de acuerdo y pusieron fecha de matrimonio. Un dia iba la pareja de enamorados conversando por el Rio Elqui. Pero había un indio enamorado de la india. En un ataque de celos toma un mazo y desnuca partiendo el cráneo del capitán. La joven india rompió en lamentos de abundantes lágrimas, abrazando al capitán. Levanta la mirada y ve al asesino perplejo. La indiecita parte a buscar venganza por su amado y en forma de defensa el indio le da un mazo y así quedan los dos cuerpos a un lado del trecho del río Elqui.
Se hace una ceremonia de duelo indígena en donde despiden a la pareja de enamorados. Pasa el tiempo cuando los indios se dan cuenta que en el lugar de la muerte de los enamorados, crecía una plantita, que con el pasar de los meses, se trasforma en un árbol que tenía un fruto con forma de lágrima. Y cuando maduró era amarillo como el oro. Este fruto se multiplicó tanto como el amor de esta pareja y es la que hoy se conoce como Papaya."

Vínculos 
González, José: Caricaceae, Sep. 2006, Flora Digital de la Selva
Mamón, Dr. P. M. Gibert, Coordinador Dpto. Rural, Suplemento Rural, Diario abc, Paraguay
Carica papaya, Dr. Giuseppe MAZZA, Journalist - Scientific photographer

sábado, 12 de septiembre de 2009

Ingá


Ingá
Para el Chaco se registra la especie Inga vera
Variedades/Subespecies: Inga vera affinis
Sinónimos: Inga affinis de I. vera subsp. affinis; I. uraguensis de I. vera subsp. affinis; I. uraguensis var. f. tomentulosa de I. vera subsp. affinis; I. uraguensis var. parvifolia de I. vera  subsp. affinis; Mimosa dulcis de I. vera subsp. affinis.

Ingá en Parque Ávalos, Resistencia (Chaco, Argentina).
Familia: Fabaceae (Mimosoideae).
Se distribuye en las Provincias argentinas de: Buenos Aires, Chaco, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, Misiones y Santa Fe.
Países Limítrofes: Brasil, Paraguay, Uruguay.

Nombres comunes: iangá, inga banana, inga de quatro- quinas, en Perú pakay, pacay, paqay, pacae, guaba, guabo, guamo. En Brasil ingazeiro, ingá cipó, ingá de macaco, angá. En Paraguay inga'i (Inga marginata), inga guasu (Inga uruguensis). 
Ingá es un vocablo de origen indígena que significa empapado, embebido, pues su pulpa dulce es levemente acuosa; ésta pulpa está envolviendo las semillas negras dentro de la vaina.
Pakay: vocablo de origen quechua que significa “esconder, ocultar, cubrir o proteger de la vista”.
Las antiguas naciones del Perú no denominaban guaba al Inga edulis, en lengua quechua se conocía como pacae, guaba es un término incorporado por los españoles.
El diccionario quechua-castellano refiere: Paqay: Árbol leguminoso de clima templado y cálido, sus frutos son vainas que contienen semillas negras cubiertas de membrana blanca o rosada que es dulce y suave. (Diccionario Bilingüe Quechua-Castellano). 
Árbol de pequeño a mediano porte de la familia de las leguminosas, frondoso, de follaje perenne, hojas compuestas, con un promedio con 5 a 7 pares de folíolos lanceolados, gradualmente crecientes (los apicales más grandes), sin pecíolo y con una glándula en cada par. Con alas semiovales en el raquis, verde oscuro en el haz y más pálidas en el envés.
Flores blancas. Frutos en forma de vaina afelpada (pubescente) que contienen semillas envueltas en una membrana blanca dulce al paladar.
Crece en proximidades de cursos de agua.
En el Informe de la Comisión Exploradora del Chaco, Arturo Seelstrang refiere: "El yngá es un lindo árbol copudo, muy abundante en las islas anegadizas y costas de los riachos; tiene hojas grandes de un color verde oscuro y hermosas flores blancas. La corteza es blanca y blanda; la madera no es apreciada." (Seelstrang Arturo: Informe de la Comisión Exploradora del Chaco, Primera Edición: Tipografía y litografía del "Courier de la Plata", Buenos Aires 1878; 2a Edic. EUDEBA 1977).

Refiere Lillo: "Inga uruguensis Hook. et Arn. N. v.: Ingá-pyitá (Chaco); Ingá colorado (Chaco).
Hab.: Chaco, Formosa. Circunferencia: m. 1.30.
Árbol no muy alto que vive a orillas de los ríos; de ramas largas y espeso follaje; a veces grueso pero no muy abundante; la madera dura de color café verdoso; cortreza curtiente."
(Lillo, Miguel: Contribución al Conocimiento de los Árboles de la Argentina según colecciones y observaciones de Santiago Venturi, 1910 y 1924, Biblioteca Digital del "Real Jardín Botánico).
 
Hierónymus registra dos especies y nos habla de algunos usos y propiedades : "Inga uruguensis (Hook. Arn...) N. v. ingá, yngá. Árbol de 8 á 10 metos de altura. La madera no carece de solidez, pero no sirve para combustible porque se carboniza muy pronto y hace demsiado humo. La fruta contiene una resina blanca que, aplicada con algodón en las muelas cariosas, calma el dolor. La corteza del tronco es usada en las curtiembres." 
"Inga affinis D.C. N. v. pacay. Árbol de mediana altura cuya vainilla es comestible. La madera es semejante a la anterior." (Hieronymus, J.: Plantae diaphoricae florae Argentinae, Buenos Aires, 1882).
Siguiendo las recomendaciones surgidas de un estudio de especies aptas para el arbolado urbano, realizado en Asunción (Paraguay), árboles inga’i fueron seleccionados para reemplazar a los viejos lapachos en la Av. Choferes del Chaco y entre las consideraciones tenidas en cuenta se menciona: “Su porte pequeño y escasa altura no alcanzará los cables del tendido eléctrico. Además las condiciones ecológicas señalan que se trata de un árbol que da flores y frutos, lo cual atrae a las aves manteniendo la biodiversidad." (“Mitigarán árboles derribados con reforestación de inga’i”, ABC digital, Asunción, Paraguay, Ed.18/04/2004). 

Posiblemente ejemplar de Inga branco (Inga laurina (Sw.) Willd. / sin I. fagifolia (L.) ) en zona costera del río Negro (frente al Club Regatas), Resistencia (Chaco, Argentina).

Sibipiruna

Sibipiruna 
Caesalpinia peltophoroides
Sibipiruma en San Buenaventura del Monte Alto 1000/1100, Resistencia, Chaco
El nombre del género fue puesto en homenaje al naturalista italiano del siglo XVI Andrea Cesalpino (1519-1603), latinizado como Andreas Caesalpinus. Fue también médico y filósofo, se le atribuye el primer método de Botánica basado en las caracteristicas de las flores y los frutos y el número de granos.
Familia: Fabaceae.
Origen: Brasil.
Nombres comunes: Coração-de-negro (corazón de negro); Sepipuruna; Sibipira; Sibipiruma.
Según el Diccionario Tupí-guaraní Sucupira significa “de cáscara saliente”.
El nombre corazón de negro se debe a la forma acorazonada de las semillas.
Es un árbol de copa amplia y redondeada, follaje denso que proporciona buena sombra; en su lugares de origen desarrolla gran porte. Tiene raíces pivotantes.
Hojas compuestas, alternas, bipinnadas, imparipinnadas brillantes.
Las flores amarillas surgen en racimos cónicos y erguidos que sobresalen del follaje. La floración se produce de mediados a fines de primavera. El fruto es una legumbre seca en forma de vainas aplanadas de color crema, destacan sobre el verde del follaje.
Tiene buena adaptación a climas tropicales y subtropicales, su desarrollo es rápido y es poco exigente en cuanto a suelos. En Brasil es muy empleado en paisajismo urbano por su belleza, su rápido crecimiento y la sombra que proyecta su densa copa. Tiene similitudes en el follaje con el Palo Brasil.

Vínculos
Sibipiruna: Uma dama de ouro

martes, 8 de septiembre de 2009

Sauce

Sauce criollo (Salix humboldtiana)
Familia: Salicaceae.
"Salicaceae: El nombre de la familia tiene su origen en el género Salix L., este a su vez es el nombre en latín para el sauce; sin embargo otros autores creen que Salix se deriva de una palabra en lengua celta que significa "vecino del agua"; aludiendo a la preferencia de éstos árboles por los hábitats ripícolas." (González, J.: “Explicación Etimológica de las Plantas de la Selva”, Flora Digital de la Selva, Organización para Estudios Tropicales).
Origen: Sudamérica
Otros nombres. Sauce llorón; Sauce criollo; Sauce amargo; Sauce chileno; Sauce colorado; Ibirá-pucú (palo colorado en guaraní); Huayaco / Wayaw (quechua)
Salix era el nombre que los romanos daban al árbol y que probablemente deriva de la unión de dos palabras celtas, sal (vecino/ próximo) y lis (agua), en alusión al lugar o hábitat preferido del género. (Flora Piacentina, Enumerazione Sistematica Delle Piante, Prof. Alberto Bracciforti, Piacenza, 1877). Humboldtiana en honor a Friedrich Heinrich Alexander Barón de Humboldt (1769 - 1859), conocido Alejandro de Humboldt, geógrafo, naturalista y explorador prusiano.
Árbol de follaje caduco, gran copa extendida de ramas péndulas y hojas simples, alternas, lianear lanceoladas, color verde claro, con ápice agudo y bordes finamente dentados. Es un árbol muy ornamental, apreciado en paisajismo por el porte de sus ramas.
Raíces muy extendidas. Se caracteriza por su rápido crecimiento y adaptación aunque prefiere suelos húmedos, la presencia del sauce es típica en las riberas de los ríos y demás cursos de agua..
Florece en primavera en coincidencia con la renovación del follaje; fructifica en verano.
Madera liviana, blanda y de fácil trabajabilidad.
Entre sus propiedades se mencionan la ornamental, forestal, maderable (embalajes, mangos de herramientas, muebles y carpintería rústicos, leña, etc.), melífera y medicinal.
Wikipedia refiere que "La corteza de sauce ha sido mencionada en antiguos textos de Asiria, Sumeria y Egipto como un remedio contra los dolores y fiebre y el médico griego Hipócrates escribió acerca de sus propiedades medicinales hacia el siglo V a. C.
Los indígenas americanos centraron en ella la base de sus tratamientos médicos.
El extracto activo de la corteza llamado salicina, fue aislado en su forma cristalina en 1828 por Henry Leroux, –un farmacéutico francés– y Raffaele Piria –un químico italiano– quien entonces tuvo éxito en separar el ácido en su estado puro, la salicina es ácida en una solución saturada en agua, y es llamada ácido salicílico por esa razón. En 1897 Felix Hoffman crea una versión sintéticamente alterada (en este caso derivada de la planta Spiraea) que era menos problemática para la digestión que el ácido salicílico puro. La nueva sustancia, ácido acetil-salicílico fue nombrada aspirina por la Bayer AG. Esto le dio una gran importancia al clasificarse como medicamento no esteroideo antiinflamatorio."
Sauces en Laguna Arguello y zona de Av. sarmiento altura 1400, Resistencia, Chaco


Las flores son unisexuales, dioicas y se reúnen en amentos, las masculinas de unos 7 cm de largo, amarillentas y las femeninas verdosas, de 3 a 4 cm de largo. El fruto es una cápsula ovoide color castaño que encierra numerosas semillas cubiertas de finos pelos algodonosos que facilitan la dispersión..
Fábula: El sauce y la calabaza (Leonardo Da Vinci 1452-1519)
El mísero sauce, encontrándose con que no podía gozar del placer de ver sus flexibles ramas tornarse tan gruesas como deseaba, o erguirse en alto, por impedírselo la vecindad de una vid o de alguna otra planta, por cuya culpa crecía sin ramas, estropeado y maltrecho, concentró en sí mismo todas las fuerzas de su espíritu y con ellas, abriendo de par en par las puertas de la imaginación, empezó en medio de continuas reflexiones, a buscar entre todas las plantas existentes, con cuál podría aliarse, que no necesitara de la ayuda de sus ramas. Y tras un rato de nutrida imaginación (notrida imaginazione), la idea de la calabaza asaltó súbitamente su pensamiento y le hizo sacudir con alegría todas sus ramas, por parecerle que había encontrado la compañía más conveniente a su propósito; ya que, en efecto, la calabaza es más apta a enlazar otras plantas que a ser por ellas enlazada. Y, tomada ya su decisión, extendió al cielo sus ramas, a la espera de algún pájaro amigo que le sirviera de intermediario para la realización de su deseo. Y
como viera allí cerca una urraca, dirigiole estas palabras: -¡Oh, gentil pájaro, yo te ruego, en retribución del socorro de cierta mañana, pocos días ha, te prestaron mis ramas cuando un hambriento halcón, cruel y rapaz, iba a devorarte, y por los momentos de reposo que sobre mí encontraste muchas veces, cuando tus alas lo pedían, y por tantos placeres como has gozado a mi abrigo mientras jugueteabas enamorado junto con tus compañeras: por todo eso te ruego que vayas adonde está la calabaza y le pidas unas pocas semillas, diciéndole que, una vez germinadas, yo las trataré tal como, si de mi propio cuerpo las hubiese generado; y emplea así todas aquellas palabras que la persuadan de cuál es mi intención, aunque a ti, maestra en el arte de hablar, no hay necesidad de aleccionarte. Y si haces esto, recibiré tu nido sobre el codo de mis ramas, en compañía de tu familia, sin que me pagues alquiler.
La urraca, después de convenidas con el sauce y ratificadas las capitulaciones, entre las cuales figuraba en primer término el compromiso de no aceptar como inquilinos ni serpientes ni garduñas, levantó la cola, bajó la cabeza y confió a sus alas el peso de su cuerpo. Y agitándolas por el aire fugitivo y dirigiendo curiosamente su vuelo aquí y allá con ayuda del timón de su cola, se acercó a una calabaza, la saludó amablemente con algunas buenas palabras, le pidió las deseadas semillas, las cuales entregó al sauce -que las recibió con alegre semblante-, y las plantó en la tierra en tomo del tronco, previamente removida con su pico. Las semillas brotaron al poco tiempo, y se desarrollaron formando un ramaje que cubrió el sauce y le quitó, con sus grandes hojas, la belleza del sol y del cielo. Y como si no bastara con tanto perjuicio, las calabazas que nacieron luego, empezaron a doblar con su excesivo peso las delgadas ramas de sus extremos, causándoles grandes incomodidades y dolores. El sauce agitábase y se sacudía inútilmente para arrojar lejos de sí las calabazas; pero los días pasaban en vanos y engañosos esfuerzos, pues la trama sólida y resistente, malograba sus intentos. Sintiendo pasar el viento, le pidió que soplara con violencia y el viento accedió a su deseo. Se abrió entonces hasta la raíz el viejo y hueco tronco en dos partes, las cuales se derrumbaron, con gran dolor del sauce, que hubo de reconocer que su destino lo condenaba a no ser feliz jamás.

Vínculos
El sauce, El eterno ciclo de la vida, por Miguel Herrero Uceda (en el Portal Ambiente Ecológico, Publicación Mensual de Divulgación de temas Ecológicos)

Palo jabón


Palo jabón
Sapindus saponaria L.
Sinónimos: Sapindus divaricatus; Sapindus inaequalis.
Familia: Sapindaceae.
"Sapindaceae: El nombre de la familia tiene su origen en en el género Sapindus L., síncopa de sapo-indicus, que significa en latín: "jabón de la India", aludiendo a las saponinas que abundan en el exocarpo de los frutos de Sapindus saponaria L." (González, J.: “Explicación Etimológica de las Plantas de la Selva”, Flora Digital de la Selva, Organización para Estudios Tropicales)
Origen: América tropical y subtropical. En Argentina la encontramos en las provincias de Catamarca, Chaco, Corrientes, Formosa, Misiones, Salta, Santa Fe.  
Palo jabón en Resistencia (Chaco, Argentina).
Nombres comunes: Árbol del jabón, Casita, Casita ra, Jaboncillo, Jabón de palo, Juquití, Jurupí, Iba-ro, Ibaró; Jeky-ty (Paraguay); Árvore-do-sabão, Fruta-de-sabão, Ibaró, Jequiri, Jequiriti, Jequitiguaçu, Morcegueira, Pau-de-sabão, Sabão-de-macaco, Sabão-de-soldado, Sabãozinho, Saboeiro, Saboneteira, Salta-martim, Saponária (Brasil); Palo bolilla, Choloque (Perú); Chambimbe (Colombia); Jurupe (Ecuador); Jaboncillo (Panamá y Nicaragua); Quillay / Quillai (Chile); False dogwood, Indian soap plant, Soapberry, Soap nut, Western soapberry, Wingleaf soapberry (inglés); Albero del sapone, Sapotiglia (italiano); Arbre à savon, Bois mousseux, Bois savonette, Fausse saponaire, Savonnier, Savon des Indes (francés)...
El nombre Quillay tiene su origen en la voz cullai ó cullay (mapudungun), que a su vez deriva de cullcan, que en mapuche significa lavar.
Árbol de pequeño a mediano porte, copa globosa muy ramificada, hojas grandes, compuestas, paripinnadas. Raquis acanalado y estrechamente alado. Inflorescencia en panículas terminales, flores blanquecinas.
El fruto es una una drupa globosa tradicionalmente empleada como jabón para lavar la ropa, de allí el nombre común de jaboncillo. La pulpa de estos frutos contiene una sustancia llamada saponina. 
"Las saponinas son glucósidos de esteroides o de triterpenoides, llamadas así por sus propiedades semejantes a las del jabón: cada molécula está constituida por un elemento soluble en lípidos (el esteroide o el triterpenoide) y un elemento soluble en agua (el azúcar), y forman una espuma cuando son agitadas en agua. Las saponinas son tóxicas, se cree que su toxicidad proviene de su habilidad para formar complejos con esteroles: Las saponinas podrían interferir en la asimilación de esteroles por el sistema digestivo, o romper las membranas de las células luego de ser absorbidas hacia la corriente sanguínea." (Wikipedia). 
Luego de la llegada de los españoles los jabones indígenas a base de plantas fueron sustituidos en parte por el jabón de lejía y grasa. Azara refiere que los jesuítas del Paraguay llegaron a plantar el ibaró, árbol del que podían hacer jabón.
Tiene usos maderable (carbón, postes, mangos de herramientas, carpintería, construcciones rurales, etc.); ornamental; melífero; artesanal; perfumería y farmacia. 
Las semillas (una perfecta bolita negra brillante) son muy buscadas por los artesanos. 
La antigua vivienda de los Chilisi, una de las familias llegadas con el primer contingente de inmigrantes italianos al entonces Territorio Nacional del Chaco, conservaba un centenario árbol al que ellos le daban el nombre de “Cacique Grande”, un ejemplar de “Palo Jabón” de grueso tronco, cubierto de líquenes y musgos, el que en la antigüedad sirvió de guía para la construcción de la casa indicando la zona alta. La vivienda se encuentra ubicada sobre un terreno de 100 metros por 50 en calle Fortín Rivadavia 2800/2900 y Pasaje 23 al 2000/2050 (Resistencia, Chaco), rodeada por el barrio 240 Viviendas. (“Uno de los primeros colonos inmigrantes: Moisés Chilisi”, Diario NORTE, Ed. 30/11/2007, Resistencia, Chaco). 
Hierónymus refiere: "Sapindus saponaria. N.v. Jaboncillo. Árbol pequeño o arbusto de 4 a 5 metros de altura. Las frutas se han usado en medicina contra la palidez del color, los fluidos pituitosos, almorranas, etc. Los indios del Ch. (Chaco) las emplean como jabón para limpiarse el cuerpo y lavar sus tejidos. La corteza se usa contra la gonorrea. Con las semillas se fabrican botones, rosarios, etc." (Hieronymus, J.: Plantae diaphoricae florae Argentinae, Buenos Aires, 1882).
Por su parte Miguel Lillo también describe la especie en "Contribución al Conocimiento de los Árboles de la Argentina""Sapindus saponaria L. N.v. Casita rá (Chaco); Palo jabón (S.Fe); Quillay (Salta).
Hab. Misiones, Chaco, Santa Fe, Formosa, Tucumán, Salta, Santiago. Circunferencia: m. 1,65.
Especie bastante común, alto, a veces grueso, ramoso, de hojas grandes; madera color café claro, algo dura. Vive aislado ó en manchones y no se utiliza. Da abundantes racimos de frutas pegadas juntas de a dos generalmente, parecidas a uva moscatel blanca: la fruta contiene una substancia gomosa que mezclada con agua da espuma como jabón. Una vez seca la fruta, la semilla que contiene queda libre en a misma y sacudiendo el racimo suena como cascabeles; el pericarpio carnoso de la fruta sirve de casa a la semilla y los guarany dicen "parecido a casita"
. (Lillo, Miguel: Contribución al Conocimiento de los Árboles de la Argentina según colecciones y observaciones de Santiago Venturi, 1910 y 1924, Biblioteca Digital del "Real Jardín Botánico)

Deacuerdo a los vestigios arqueológicos hallados en La Galgada, departamento de Ancash (Perú), el cultivo del Choloque (Sapindus saponaria) aparece entre el 2662 y 2000 a.C. (Perú Ecológico, cultivos incas).
Vínculos
Arboretum, Información sobre biodiversidad, Universidad Nacional Agraria de Nicaragua (UNA): Sapindus saponaria 
Herbaria, Sapindaceae: Sapindus saponaria