martes, 15 de septiembre de 2009

Mamón / Higuera de monte

Mamón / Mamón o Higuera de monte
Género Carica. Nombre derivado del griego karike: higuera (Ficus carica), por la semejanza entre sus hojas; papaya, adaptación de su nombre nativo.Familia: Caricaceae.  
Mamón: Carica papaya  L.
Origen: América tropical. Cultivada en casi todas las regiones tropicales del planeta.
Nombres comunes: Ababaya; Bomba; Lechosa (por su savia); Mamón; Melón de árbol; Papaya/o; Papayero; Pucha o Paque; Mamao; Naimi; Capaídso... 
Es una planta de tronco erguido que forma un eje único de gran longitud, corteza castaño claro con cicatrices semicirculares en toda su longitud, copa superior de ramificación abierta y ascendente e inferior péndula, las hojas son grandes, palmeadas, con pecíolos muy largos y nervaduras salientes en la cara inferior.
Según la característica de sus flores puede ser dioica (de sexos separados, con flores masculinas o femeninas en distintas plantas), mamón macho (monoica, de flores masculinas, no da frutos, son polinizadoras); mamón hembra (monoica de flores femeninas, da frutos) y polígama (flores masculinas, femeninas y hermafroditas, da frutos).
Flores masculinas en racimos péndulos color blanco amarillentos, las femeninas solitarias o en inflorescencias cortas, blanco amarillentas, más grandes que las masculinas y dispuestas en la base de las hojas. El fruto es ovoide y amarillo al madurar, pulposo y jugoso, con numerosas semillas oscuras. Se comen crudos, cocidos y en dulce.
El látex que exuda contiene papaína, una enzima que tiene numerosas aplicaciones en la industria de la alimentación, cosmética y farmacéutica.
El mamón es una de las plantas empleada por los nativos centroamericanos como alimento y medicamento mucho antes de la época de la conquista española y es mencionada en casi toda la bibliografía de esa época al describir la flora autóctona.
Martin Dobrizhoffer, un misionero jesuita que residió largo tiempo entre los aborígenes del territorio chaqueño, relata: “Los mamones, una fruta más o menos del tamaño de un membrillo y a veces aún mayores, aparecen en color verde amarillo en el mismo tronco del árbol y esto en el tiempo de su madurez. Como penden de tallos cortos, semejan unas mamas, de donde toman su nombre. Su pulpa asemeja a los melones en color y sabor y se come ya cruda ya cocida con la carne, lo cual es mejor. El árbol en que crecen es de un tamaño mediano y grueso y asemeja en su corteza de color ceniciento a un nogal pero en sus hojas anchas y anguladas a una higuera. Su madera débil rebosa de un jugo lechoso e insípido. Tal es la segunda causa por la cual sus frutas llevan su nombre de las mismas. Estos árboles florecen y fructifican durante todo el año, y por esta misma fertilidad no perduran más de cuatro años. Desde su plantación necesitan sólo un año para crecer y dar frutos. Hay dos especies de las cuales una se dice ser la masculina, la otra la femenina. Por cierto se diferencian en algunas partes pero es erróneo que una sin la otra queda estéril. Tal diferencia sexual ha sido atribuida a diversas plantas y árboles. Con la frecuencia con que se encuentran los mamones en el Brasil y algunos otros países de América, tan raramente se ven en Paracuaria, y casi nunca fuera de los huertos.” (Dobrizhoffer, Martino: “Historia de Abiponibus, equestri bellicosaque Paraquariae natione”, 1784. Traducción de Edmundo Wernicke: “Historia de los Abipones”, Universidad Nacional del Nordeste, Facultad de Humanidades, Departamento de Historia, Resistencia, Chaco 1967).
Al describir la flora del Gran Chaco, Luis Jorge Fontana refiere: “Mamón, familia papayáceas, Carica papaya. Árbol de altura no menor de 6 metros, tallo derecho, cilíndrico y coronado por hojas grandes en forma de manos y de flores dioicas; el fruto es amarillo y generalmente ovoide y peciolado o atado al tallo según la especie; en tamaño es algo mayor que el membrillo y parecen melones pequeños; se comen crudos, cocidos y en dulce, pero es fruto desabrido y de escaso mérito; este árbol produce un jugo lechoso muy abundante, al cual se atribuyen propiedades medicinales y entre otras virtudes la de disolver la carne, bajo este aspecto es, que ha pedido del químico Arata, le hemos remitido una porción de este jugo, reducido a polvo por medio de evaporación. Este árbol no abunda mucho en el Chaco, donde hemos encontrado tres especies ya conocidas en Brasil; el señor don Domingo Parodi, que muy extensamente se ocupó de las plantas del paraguay, ha dado interesantes noticias al respecto. (Luis Jorge Fontana: "El Gran Chaco", Ed. Solar, Hachette, Buenos Aires, 1977).
Hieronymus se refiere al empleo que se hace de la especie Carica papaya: "N. v. papayo, mamón, árbol de melón, pinó-guazú.
Árbol mediocre de 5 á 7 metros de altura, originario de las regiones tropicales de Sud - América... 

Las frutas carnosas tienen la forma y el tamaño de un melón mediano, su gusto es dulce y se comen crudas, cocidas y hechas dulce; pero la fruta cruda produce fácilmente diarrea. El jugo lechoso es amargo y áspero; se usa, mezclado con miel, como un remedio excelente contra las lombrices, y se emplea exteriormente en las enfermedades del cutis. Las semillas se usan también contra lombrices. La raíz tiene un olor semejante al del rábano negro; tomada en pequeñas dosis es antihelmíntica, pero es peligrosa en dosis mayor,; administrada exteriormente produce empeines, é interiormente inflamación de los intestinos. Las hojas son empleadas para envolver la carne de animales viejos y producen el singular efecto de ablandarla. El mismo efecto se consigue si se ponen algunas gotas del jugo lechoso en el agua que se sumerge la carne. Los negros emplean también las hojas como jabón. Con el tronco ahuecado se hacen canales ó tejas para recojer las aguas llovedizas." (Hieronymus, J.: Plantae diaphoricae florae Argentinae, Buenos Aires, 1882).
Wikipedia refiere: "Las flores femeninas tienen un cáliz formado por una corona o estrella de cinco puntas muy pronunciada y fácil de distinguir. Encima de éste se encuentra el ovario, cubierto por los sépalos; éstos son cinco, de color blanco amarillo, y cuando muy tiernos, ligeramente tocados de violeta en la punta; no están soldados. Los estigmas son cinco, de color amarillo, y tienen forma de abanico. Los frutos de este pie son grandes y globosos. Las flores hermafroditas tienen los dos sexos y el árbol que las posee tiene a su vez tres clases de flores diferentes. Una llamada pentandria, parecida a la flor femenina, pero al separar los pétalos se aprecian cinco estambres y el ovario es lobulado. Los frutos de esta flor son globosos y lobulados. Otro tipo de flor es la llamada elongata y tiene diez estambres, colocados en dos tandas; la flor es alargada y de forma cilíndrica, al igual que el ovario, dando frutos alargados. El último tipo de flor es la intermedia o irregular, no es una flor bien constituida, formando frutos deformes. Las flores masculinas crecen en largos pedúnculos de más de medio metro de longitud y en cuyos extremos se encuentran racimos constituidos por 15 - 20 florecillas. Las flores están formadas por un largo tubo constituido por los pétalos soldados, en cuyo interior se encuentran 10 estambres, colocados en dos tandas de a cinco cada una. La flor tiene un pequeño pistilo rudimentario y carece de estigmas. Estas flores no dan frutos, pero si lo hacen son alargados y de poca calidad. Los frutos y las flores se desarrollan en racimos justo debajo de la inserción de los tallos de las hojas palmeadas. No es exigente en cuanto a suelos, pudiendo desarrollarse en cualquier terreno abandonado o incluso en alguna maceta grande. Es una de las plantas más productivas con relación a su tamaño ya que siempre tiene flores y frutos al mismo tiempo. El desarrollo de los frutos produce la caída de las hojas inferiores, por lo que quedan siempre al descubierto por debajo de las hojas." (Carica papaya, Wikipedia). 
Higuera de monte en "Las Curiosas", Avia Terai (Chaco, Argentina)
Mamón o Higuera de monte: Carica quercifolia (A. St.-Hil.) Hieron.
Sin. Carica lanceolata, Papaya lanceolata, Papaya quercifolia, Vasconcellea lanceolata, Vasconcellea quercifolia. 

El epíteto de la especie "quercifolia" de quercus: roble y folium: hojas, en referencia a sus grandes hojas lobuladas que recuerdan a las hojas de algunos robles 
Origen: Autóctono.  
Distribución en Argentina: Catamarca, Chaco, Corrientes, Formosa, Jujuy, Misiones, Salta, Sgo. del Estero, Santa Fe, Tucumán.
Países limítrofes: Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay.
Nombres comunes: Callmaic* (toba), Higuera del monte, Higuerita, Yacaratiá, Yarakati'á, Mamón de monte. 
En Brasil: Barrigudo, Figo de monte, Jaracatiá, Mamãozinho, Mamãozinho do mato, Mamão-macho, Mamoeirinho, Papayette, Umbuzeiro.  
Fig tree of the Mount, Mamón of the Mount (inglés).
*Nombre toba para Carica quercifolia registrado en "Hacia una Nueva Carta Étnica del Gran Chaco VIII" (Martínez, Gustavo Javier: Fitonimia de los Tobas Bermejeños (Chaco Central, Argentina), Centro del Hombre Antiguo Chaqueño (Chaco), Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, )   
LEYENDA DE LAS LÁGRIMAS DE ORO (tomada de Tradiciones, Mitos y leyendas de Elqui, de BiblioRedes de Chile, Biblioteca Pública Joaquín Vicuña Larrain)
En la conquista española, Serena fue quemada reiteradamente por los indígenas.
La segunda vez se salvaron algunos indios de naturaleza pacífica y tomaron de rehenes a algunos españoles. Entre los rehenes había un español que era un capitán que se hizo amigo de los indígenas. Este capitán se enamoró perdidamente de la hija del jefe de la tribu.
El capitán fue a pedir la mano de su querida a su amigo el jefe. Su hija estaba de acuerdo y pusieron fecha de matrimonio. Un dia iba la pareja de enamorados conversando por el Rio Elqui. Pero había un indio enamorado de la india. En un ataque de celos toma un mazo y desnuca partiendo el cráneo del capitán. La joven india rompió en lamentos de abundantes lágrimas, abrazando al capitán. Levanta la mirada y ve al asesino perplejo. La indiecita parte a buscar venganza por su amado y en forma de defensa el indio le da un mazo y así quedan los dos cuerpos a un lado del trecho del río Elqui.
Se hace una ceremonia de duelo indígena en donde despiden a la pareja de enamorados. Pasa el tiempo cuando los indios se dan cuenta que en el lugar de la muerte de los enamorados, crecía una plantita, que con el pasar de los meses, se trasforma en un árbol que tenía un fruto con forma de lágrima. Y cuando maduró era amarillo como el oro. Este fruto se multiplicó tanto como el amor de esta pareja y es la que hoy se conoce como Papaya."

Vínculos 
González, José: Caricaceae, Sep. 2006, Flora Digital de la Selva
Mamón, Dr. P. M. Gibert, Coordinador Dpto. Rural, Suplemento Rural, Diario abc, Paraguay
Carica papaya, Dr. Giuseppe MAZZA, Journalist - Scientific photographer

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. MUY BUEN MATERIAL!!!! felicitaciones y gracias, mi niña de siete añitos y sus compañeritos tienen su feria de ciencias en su escuelita "Nuestra señora de itatí" de la ciudad de el Colorado-FORMOSA, el material será muy útil. maricel rojas














      Eliminar
  2. No sé bien de quien es este blog..pero la información es simplemente exacta y dinamica.
    Muy buen blog, el nivel es de lo mejor que vi en mi vida.

    ResponderEliminar