sábado, 29 de septiembre de 2007

Aguaribay / Molle / Falso pimentero

Género Schinus / Aguaribay  
Schinus areira L. 
Sinónimo Schinus molle L. var. areira (L) DC.
Crece en el centro y norte de Argentina en: Catamarca, Córdoba, Jujuy, La Pampa, La Rioja, Mendoza, Misiones, Salta, San Juan, San Luis y Tucumán. Países Limítrofes: Brasil, Chile, Paraguay, Uruguay.  
Schinus molle L. molle 
Crece en el centro y norte de Argentina en: Buenos Aires, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, Jujuy, Misiones, Salta y Santa Fe. Países Limítrofes: Brasil, Chile, Paraguay, Uruguay.
Schinus, nombre griego del lentisco, árbol de la misma familia; el epíteto molle, del nombre nativo del árbol en Perú (del quechua mulli que significa brillante).
El nombre común Aguaribay es una palabra de origen guaraní con el significado de "fruto del zorro" (de aguará: zorro e yva: fruto). 
Familia: Anacardiaceae.  
El nombre de la familia tiene su origen en el nombre del género Anacardium L. que a vez "se deriva de las palabras griegas ana (hacia arriba), y cardio (corazón), aludiendo a la semejanza del hipocarpo a un corazón humano en posición invertida." (González, J.: “Explicación Etimológica de las Plantas de la Selva”, Flora Digital de la Selva, Organización para Estudios Tropicales). 
Origen: Sudamericano.
Dado su ponderado valor ornamental se han introducido en zonas templadas y cálidas de todo el mundo.
Nombres comunes: Aguaribay, Anacahuita, Árbol de la pimienta, Árbol del Perú, Areira, Bálsamo, Especiero, Falso pimentero, Gualeguay, Lentisco del Perú, Molle, Molle del Perú, Pimentero, Pimentero de América, Pimentero falso, Sauce pimienta, Pirú o Pirul. Anacauíta, Araguaraíba, Aroeira, Aroeira mansa, Aroeira do Amazonas, Aroeira folha de salso, Aroeira mole, Aroeira salso, Aroeira-periquita, Aroeira vermelha, Corneiba, Fruto-de-sabiá, Pimenteira/o, Pimenteira do Peru, Terebinto (Brasil).Tzactumi, Tzantuni (en México). Californian pepper tree, Peppercorn, Peppercorn tree, Pepperina, Pepper tree, Peppertree, Peruvian mastic, Peruvian mastic tree, Peruvian mastictree, Peruvian pepper tree (inglés). Brasilianischer pfeffer, Peruanischer pfeffer, Rosa pfeffer, Rosé pfeffer (alemán); Rosépeppar (sueco).
Los indígenas de lengua náhuatl lo llamaban Peloncuáhuitl o Capalcuáhuitl, los hñahñú u otomíes, Xaza y los zapotecas como yaga-ica y yaga-lache.
Según el diccionario de la Real Academia Española (RAE): Molle: (Del quechua mulli.) m. Árbol de mediano tamaño, de la familia de las anarcadiáceas, propio de América Central y Meridional, que tiene hojas fragantes, coriáceas y muy poco dentadas; flores en espigas axilares, más cortas que las hojas, y frutos rojizos. Su corteza y resina se estiman como nervinas y antiespasmódicas. 2. Árbol de Bolivia, Ecuador y  Perú, de la misma familia que la anterior y cuyos frutos se emplean para fabricar una especie de chicha.
Árbol de copa globosa de gran desarrollo y que proporciona buena sombra.
Es de tronco grueso con la corteza que se desprende en placas. Follaje perenne, denso y ramificado. Las ramas péndulas le dan un aspecto similar al del sauce llorón. Las hojas, dispuestas en ramas colgantes, tienen una apariencia similar a la de los helechos, destacan por su intenso color verde. 
Inflorescencias muy ramificadas dispuestas en panojas terminales y axilares, pequeñas flores crema-amarillentas. Los frutos en racimos, muy decorativos, son drupas globosas de color castaño a rojizo. La semilla que encierran en su interior despide un ligero olor picante que, por su similitud con los granos de pimienta, dieron a la especie el nombre de “Falso Pimentero”. 
La rusticidad característica de esta especie la hace resistente a diferentes tipos de suelo, requiere escaso mantenimiento.
Frutos de Aguaribay de Av. Sarmiento 600 / 700 (cantero central), Resistencia (Chaco, Argentina)

Félix de Azara (1742-1821) refiere: "En las Misiones abunda el Aguaraibai cuyo tronco es a veces como el cuerpo y las ramas algo desparramadas. En invierno no caen las hojas, que son de un verde más claro que las del sauce, largas pulgada y media a dos, anchas tres líneas, agudas, dentadas, nacen a pares y una en la punta, y estrujadas sueltan una humedad pegajosa que huele a trementina. La flor en racimos blanca y pequeña, produce una cajita con semillas. Me parece haber visto dos arbolitos de estos en el jardin de plantas de París. Toman sus hojas, hierven en agua o vino hasta que sueltan la resina: las quitan, continuando el fuego hasta que tiene el caldo punto de jarabe; y a esto llaman Bálsamo de Aguaraibai, o de Misiones: sacan una arroba de cincuenta hojas. Cada pueblo de Misiones, envia más de dos libras anualmente a la botica real de Madrid, sin que hasta hoy se haya publicado relacion de sus virtudes. Se aplica por allá, con buen efecto, a las heridas, ablandándolo con vino tibio si es que se ha endurecido. Creen que fortalece el estómago untándole con él por fuera; y que haciendo lo mismo en las sienes y en lo más alto de la cabeza, alivia su dolor. Suponen que aplicado esteriormente, mitiga los cólicos, el dolor de costado, la dureza del estómago, la opilacion y los flatos, y que tomando con azúcar la dosis de dos almendras mañana y tarde, cura la disenteria, la flaqueza de estómago, y a los que arrojan sangre por la boca. Lo inventó el Jesuita Segismundo Asperger que egerció la medicina y botánica cuarenta años en Misiones. Alli practicó cuantos ensayos le parecieron con los indios, y de resultas, dejó escrito un recetario sólo de los vegetales del pais, que conservan algunos curanderos: si se examinase, tal vez se encontraria algun específico útil a la humanidad." (Azara, Félix de: DESCRIPCION E HISTORIA DEL PARAGUAY Y DEL RÍO DE LA PLATA, Cap. V De los vegetales silvestres, Biblioteca Virtual del Paraguay).  


Según Hierónymus: "Schinus molle (L.); y su variedad areira (L.). N.v. molle del Perú, Molle de Bolivia, Molle de Castilla, Aguaribay....
El árbol silvestre es generalmente de mediana altura y crece tortuoso; cultivado alcanza á una altura de hasta 10 metros y su tronco llega a un diámetro de hasta 1/2 metros. El árbol contiene y segrega una resina conocida en las boticas europeas bajo el nombre de mastix americana, que tiene un olor fuerte y agradable y virtudes medicinales como purgante. La corteza (cortex Mollis) y las hojas aromáticas se usan externamente para la hinchazón de los pies, las heridas y las úlceras; tomado interiormente, se ha hecho uso de él para el cólera, y le atribuyen además propiedades emenagogas. Con las frutas se hace arrope, vinagre y una especie de aloja ó chicha. Las hojas sirven para teñir de amarillo."
(Hieronymus, (1846-1921): "Plantae diaphoricae florae Argentinae" ó, Revista sistemática de las plantas medicinales, alimenticias ó de alguna otra utilidad y de las venenosas, que son indígenas de la República Argentina ó que, originarias de otros países se cultivan ó se crian éspontáneamente en ella, Buenos Aires, 1882).


Refiere Lillo: "Schinus molle L. N. v.: Balsam (Mis.); Aguaribay (toda la Rep.; Terebinto (Cat.); Pimiento (Tuc.).
Hab.: Misiones, Corrientes, Chaco, Salta, Tucumán, Jujuy, Catamarca, Rioja, Córdoba, Santiago, E. Ríos, Santa Fe, Formosa, B. Aires, S. Luis, S. Juan, Mendoza. Circ. m. 0,75.
En el bosque es árbol delgado, bajo, copudo; abundante en el campo, pero raro en los montes; como todos los demás árboles que se crían en los pedregales es buena madera, fuerte. Es remedio contra la tos; hacen herbir los brotes tiernos (Corrt. Mis.) en agua, la cual al enfriarse forma una jalea que toman en tajadas pequeñas. Es planta de adorno. Cortado da una resina blanca como porcelana."
(Lillo, Miguel: Contribución al Conocimiento de los Árboles de la Argentina según colecciones y observaciones de Santiago Venturi, 1910 y 1924, Biblioteca Digital del "Real Jardín Botánico). 

En su libro "Medicina Aborigen Americana" refiere Pardal: "En las heridas inflamadas o con supuración, se aplicaban diversas plantas entre las cuales citaremos el Schinus molle, que llamaban Pelonquahuitl, conocido en Sudamérica con los nombres de Molle o Aguaribay." (Pardal, Ramón: Medicina Aborigen Americana, Cuarta Parte: Drogas Americanas en la Medicina Moderna, Ed.Renacimiento, Ed. Nova. Primera Edic. Buenos Aires 1937).

Historia, Artículo del Magazine Cultural de las provincias del Noroeste Argentino: "KIWICHA NOMADE ANDINA".
"Los antiguos Peruanos cultivaron el árbol del "Mulli" o "Molle" como se dice ahora, por el aspecto particular de las arboledas de esta planta. Por los frutos con los que hacían una bebida fermentada alcoholizada que hoy llamamos "chicha de molle", la que preparaban restregando los frutos maduros, suavemente, entre las manos en agua caliente, hasta que el agua tuviera sabor dulzaino, procurando no disolver el amargo de estos, este líquido era filtrado en un lienzo, y dejado fermentar durante 3-4 días, esta chicha se bebía sola, o mezclada con la chicha de maíz, se bebía de ordinario, en vez de la chicha de maíz, principalmente en los lugares que no había maíz, emborrachándose también con ella, también se bebía porque se le atribuía propiedades medicamentosas "para males de urina, hijada, riñones y vejiga" (Garcilaso de la Vega "Comentarios Reales de los Incas"); esta chicha también la preparaban y consumían los "Araucanos" (Medina José Toribio - "Los aborígenes de Chile", Santiago, 1882), quienes también conocían a esta planta con el nombre de "Mulli" (Keshua), planta llevada a Chile por alguna de las expediciones que los antiguos peruanos hicieron a ese territorio; con el líquido resultante de restregar los frutos entre las manos, en agua caliente, hasta que esta tuviera sabor dulce, y después de bien filtrado en un lienzo, preparaban por simple evaporación hasta que el residuo tuviera la consistencia de jarabe espeso, una miel de la que gustaron mucho, de manera similar a la preparación de la chicha de molle, llevando más lejos la fermentación, preparaban un vinagre. Las ramas tiernas, las empleaban para limpiarse los dientes y "apretar las encías". E cocimiento de las hojas, se empleaba en el tratamiento de muchas enfermedades de la piel, y de úlceras antiguas. De las ramas preparaban mondadientes. Del látex recién extraído, se empleaba para extirpar las nubes de los ojos; el látex desecado, que constituye la llamada resina de molle, se empleaba en emplastos como resolutivo, se empleaba también para favorecer la cicatrización de las heridas; la resina desleída en agua se tomaba como purgante, la resina, según opinión de Cobo (Cobo Bernabé - "Hlstoría del Nuevo Mundo" (1653), Sevilla, 1890) se empleaba en los embalsamamientos, pero no hay ninguna prueba al respecto. La resina puesta a manera de supositorio se empleaba como antiparasitario intestinal. La corteza del tronco se empleaba en cocimiento para deshinchar las piernas.
Al "molle", se le encuentra además de cultivado, semi-silvestre en muchas quebradas templadas de la región interandina.
Como secreto para combatir la ictericia recomiendan: ir muy de mañana al pié de un molle y "dando la espalda al sol", orinar sobre un algodón y con el algodón en la mano dar tres vueltas alrededor. de la planta (Arequipa)."


Vínculos
Anacardiaceae, Diversidad Vegetal, Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y Agrimensura, UNNE.
Schinus molle (CONABIO - Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiverdidad, México)

martes, 18 de septiembre de 2007

Níspero

Eriobotrya japónica / Níspero  
'Eriobotrya', nombre genérico derivado del griego 'erion' (lana) y 'botrys' (racimo): racimo lanoso / lanudo / pubescente, en referencia a las inflorescencias y estructuras florales accesorias (cálices, pecíolos) y a sus racimos de frutos de piel afelpada cuando jóvenes; el epíteto de la especie 'japónica', por el lugar desde el que tuvo difusión. 
Nísperos en Puerto Tirol, Chaco (Argentina). 
Origen: Sudeste de China y Sur de Japón.
Se cree que podría haberse introducido y naturalizado en Japón muy tempranamente. Además se naturalizó en la India, la Cuenca mediterránea, Pakistán y muchas otras áreas. (Wikipedia).
En Europa, donde se introdujo como especie ornamental, se cultiva desde el s. XVIII. 
Según refiere Víctor Manuel Patiño "Níspero es el nombre impuesto por los españoles a esta especie, por recordarles al niéspero o níspero, "fruta salvaje conocida, que no madura en el árbol si no es conservada en paja.
..”(Covarrubias, 1943, 827, 829). Este níspero del Mediterráneo es la Rosácea (Mespilus germanica L.), cuyo fruto se llama Níspola. Parece que el nombre se aplica en España también a varios Crataegus...." ( Patiño, Víctor Manuel: "Plantas cultivadas y animales domésticos en América Equinoccial”, Tomo I. Frutales, Publicación digital Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República, Colombia). 
Familia: Rosaceae.
Nombres comunes: Ciruelo japonés, Níspero, Níspero japonés, Nisperero del Japón (español). Nespra, Nesprer, Nesprer del Japó, Nisprer, Nespler, Nyesprer, Nyespler (catalán). Mispirondoa (vasco). Ameixa amarella, Ameixa du Japao, Nêspera, Magnório (portugués). Chinese plum, Japanese loquat, Japanese medlar, Japanese plum, Loquat (inglés). Nespola/o, Nespolo del Giappone, Nespolo giapponese (italiano). Nèflier du Japon, Bibassier (francés). Japanische mispel, Wollmispel (alemán). Naspolya (húngaro). Naspla (maltés). Sheseq (hebreo). Askidinya, Akkidinya, Igadinya, Bashmala (árabe). Akkadeneh, Akka dhuniya (libanés). Mousmoula, Mespilia (griego). Zger, Nor ashkhar (armenio). Malta erigi (turco). Biwa (japonés). Lo guat (chino) ... 
Tanto en armenio como en turco literalmente significa "nuevo mundo." (Wikipedia: Eriobothrya japónica).
Árbol de pequeño porte, tronco de corteza grisácea, perenne, copa redondeada, ramas gruesas, espinosas, densamente ramificado; hojas simples, alternas, oblongo elípticas, ápice acuminado, verde oscuro lustroso, nervaduras prominentes, envés más opaco y pubescente.
Las hojas son coriáceas y de márgenes aserrados (dientes espaciados). Fragantes flores blanco amarillentas agrupadas en panículas. Frutos ovoides de piel amarillenta a la madurez, comestibles, pulpa suculenta blanco-amarillenta de sabor ácido con un dejo dulzón, sabrosos, contienen de una a tres semillas brillantes color castaño dorado.
Japón es el principal productor de nísperos.
Propiedades: ornamentales, medicinales, alimentarias, madereras. 
Al igual que las manzanas tienen un alto contenido de pectina y son ideales para hacer mermelada, jalea y salsa chutney. También se comen como fruta fresca y se utilizan a veces para hacer vino.
El jarabe de níspero se utiliza en China para calmar el dolor de garganta; las hojas, combinadas con otros ingredientes, actúan como emoliente y expectorante y para aliviar el sistema digestivo y respiratorio. 
Según la antigua mitología China, durante muchos años el níspero solo podía ser comido por la realeza china, ya que se pensaba que al caer las frutas en los ríos y ser consumidas por el koi o carpa  (Cyprinus carpio), le habían proporcionado una fuerza sobrenatural que les permitía nadar contra la corrientes, remontarse hacia arriba en las cascadas y convertirse en dragones míticos.  (Sue Stephens: Chinese fruits – Loquats)
La madera de níspero es una de las tradicionalmente usadas por los artesanos vascos para confeccionar makilas (típicos bastones), principalmente en Iparralde.

Vínculos
"Cultivo del níspero del japón, Eriobotrya japónica, en España", por el Ing. Ángel Rodríguez Pérez (Revista Vía Rural), Dialnet: Servicio electrónico de la Universidad de La Rioja, España
Denominación de Origen, Níspero de Callosa d'En Sarrià, en Turismo Magazine

lunes, 17 de septiembre de 2007

Palo Borracho

Palo Borracho 
Familia: Bombacaceae.
El nombre de la familia Bombacaceae tiene origen en el del género Bombax L., del griego bombux, latín bombyx, en alusión a la densa vellosidad sedosa del interior de los frutos, de los que se obtenía algodón.   
Ceiba speciosa (A. St. Hil., Juss.&Cambess.) Ravenna. 
Sin. Bombax aculeatum; Chorisia speciosa; Chorisia speciosa var. paraguayensis.
El nombre genérico Chorisia está dedicado al artista ruso Ludwig Choris (1795-1828), un destacado ilustrador científico que participó de la segunda expedición de Koetzebue a Sudamérica y en la de
Friedrich von Bieberstein
entre 1815-1818 al Caúcaso. El epíteto speciosa, con el significado de bella, vistosa, hace referencia a sus llamativas y persistentes flores.

Lugares donde se la ha encontrado (de acuerdo a las citas documentadas en el SIB): Chaco, Formosa, Misiones, Salta.
Ceiba chodatii (Hassl.) Ravenna.  
Sin. Ceiba insignis; Chorisia chodatii; Chorisia insignis; Chorisia insignis var. chodatii; Chorisia josefinae. 
El epíteto chodatti honra la memoria del botánico suizo Robert Hippolyte Chodat (1865-1934), quien hacia 1914 realizara un viaje de exploración botánica al Paraguay.
Lugares donde se ha registrado (de acuerdo a las citas documentadas en el SIB): Catamarca, Chaco, Córdoba, Formosa, Jujuy, La Rioja, Mendoza, Misiones, Salta, San Juan, Santa Fe, Santiago del Estero, Tucumán. El género se encuentra en zonas tropicales y subtropicales de América del Sur, Argentina, Paraguay, Brasil, Bolivia y Perú.

Palo borracho Ceiba chodatii (izq. Av. Moreno); Ceiba speciosa (der. Parque "2 de Febrero"), Resistencia, Chaco (Argentina).

Nombres comunes: Árbol Botella, Arbol de la lana, Chorisia, Samu’û / Samohú (guaraní), Palo rosado, Yuchán (quechua), Mandiyú-ra (mandiyú: algodón en guaraní), Toborochi (Bolivia), Painera, Paineria branca, Kapoc. Los tobas lo llaman Copadalick. 
La ley provincial 5521, promulgada el 23 de marzo y sancionada el 14 de abril de 2005 por la Cámara de Diputados de la provincia del Chaco, declara "Flor provincial del Chaco" a la flor rosada del Palo Borracho o Samohú cuyo nombre científico se identifica como "Chorisia speciosa".
Es un árbol de gran porte, hojas caducas y tronco recubierto de espinas cónicas, corteza lisa y verdosa cuado joven que con el tiempo se torna rugosa y agrietada y de color castaño grisáceo
Denominado "palo borracho" o "árbol botella" por el característico engrosamiento de su tronco. Sus flores son grandes y muy vistosas. Se aprovechan fruto, tronco y corteza.
Los frutos son cápsulas leñosas color castaño que en su interior contienen numerosas semillas envueltas en una fibra similar al algodón. Al abrirse las semillas se dispersan por la acción del viento. 
Los aborígenes utilizaron los enormes troncos para hacer canoas, bateas y recipientes para conservar y preparar alimentos.
"Su sombra es codiciada por el perímetro que abarcan sus ramajes. Mientras más lejos se encuentra el agua, más desarrolla su tronco. Su pulpa fofa, va almacenando la humedad de la tierra, el rocío y lo conserva en la enorme 'botella'. De su fruto maduro, abierto, cae paina en copos blancos y semillas que dispersa el viento." ("Verdes Planetas" - Instituto de Física Rosario - Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas - CONICET).

Al describir la flora del Gran Chaco, Luis Jorge Fontana refiere: "Otro de los árbolos más curiosos por su forma y porque caracteriza la región central de este país, es el xamachú. Familia bombáceas, Bombax ventricosa o palo borracho, se eleva de 90 a 100 pies, ventrudo en la base y otras veces en la parte media del tallo; es muy frondoso y generalmente afecta la forma de una botella, en la cual se hubiera colocado un ramo de flores. El fruto es capsular, de 5 ventallas con muchas semillas envueltas en filamento blanco, especie de algodón, pero más corto, no obstante lo cual los matacos y chiriguanos saben hilarlo. La parte subcortical del tallo sirve para hacer cordeles y la madera, por su ligereza y facilidad para trabajarla, es empleada por los indios para la construcción de canoas o bateones en que atraviesan los ríos con sus familias; fabrican tiestos en que elaboran sus bebidas fermentadas de frutas y por su poco peso la prefieren para tallar los adornos que usan los chiriguanos en el labio inferior y los tobas en las orejas. En cuanto a las flores, son blancas o amarillas, parecidas al jacinto, fragantes, y grandes de 10 centímetros." (Luis Jorge Fontana: "El Gran Chaco", Ed. Solar, Hachette, Buenos Aires, 1977).
Nos dice Hierónymus sobre Chorisia insignis: "N.v. palo borracho; yuchán; samuhú.
El cocimiento de las flores suele usarse para fomentos contra dolor de cabeza y jaqueca. El algodón de las semillas se usa para hacer pábilo de velas, almohadillas, hilo para tejidos ordinarios, se recomienda á los tísicos el uso de dichas almohadillas. El material para trabajar tejidos gruesos, bolsas, camisas (de indios), hilo grueso, sogas, etc., es proporcionado por la cáscara interior (floema) ó sus fibras, de las que hacen principalmente uso los indios del Gran Chaco setentrional. La madera es muy blanda; su ceniza dá mucha potasa.
Los troncos de árboles viejos crecidos en terrenos mas estériles y secos son hinchados en forma de barrica enorme y cubiertos de espinas; de ellos suelen hacerse bateas ó se les corta arriba y abajo, y una vez ahuecados y tapados forman así toneles para líquidos..."
(Hieronymus, J.: Plantae diaphoricae florae Argentinae, Buenos Aires, 1882).

Lillo refiere: "Chorisia insignis Kth,. N. v.: Samuhú, Palo borracho, Yuchán.
Hab.: Santa Fe, Chaco, Formosa, Salta, Jujuy, Tucumán, Catamarca, Santiago. Circunferencia media m. 1,90.
Especie abundante, que cuando crece en el bosque viene muy alto, pero en campo abierto no crece tanto y engruesa más. El tronco y las ramas están generalmente cubiertas de gruesas espinas. La madera es rosada y blanda, poco utilizada. Los indios del interior del Chaco caban en los enormes troncos sus canoas. La corteza es internamente rosada y entre ésta y la madera da abundante resina rosada y blanda como crema."

"Chorisia speciosa St. Hil. N.v. Samohú; Samuhú; Algodón. Circunferencia m. 1,25.
En los bosques Misioneros crece altísimo, delgado y casi sin espinas. Engruesa y forma botella cuando está en campo abierto. La madera no es muy blanda y se presta para tablas livianas. Su fruta contiene un fino algodón que envuelve las semillas el cual es recogido y empleado para almohadas."
(Lillo, Miguel: Contribución al Conocimiento de los Árboles de la Argentina según colecciones y observaciones de Santiago Venturi, 1910 y 1924, Biblioteca Digital del "Real Jardín Botánico)
 


Leyenda del Palo Borracho 
"El Coptanoón, que había creado aquí abajo todo cuanto la Naturaleza ofrece se detuvo a contemplar a sus hijos – cuyos cuerpos habían animado con chispas de luz – y antes de retirarse a su luminoso hábitat dejó servidores que los auxiliaran.
Entre los seres que tenía a su servicio el Genio, poderoso y justiciero, había animales y plantas..., y entre éstas, un árbol cuyo oficio era procurar maternalmente que no faltase alimento a los tobas de las costas del Ipití (
río Bermejo).
Este árbol tenía el tronco abultado, como si fuera un vientre grávido; y de sus entrañas, dicen que salía el germen de muchas vidas acuáticas, cuyo alimento cotidiano hacía fácil la existencia de los hombres. Cuando disminuía la pesca y ellos encontraban amenazadas de esterilidad las aguas del Ipití, realizaban en torno al árbol ventrudo, a quien comenzaron a llamar “la madre”, ceremonias y rituales destinados a peticionar abundancia de peces.
Y, “la madre” parecía escucharlos: su vientre se iba hinchando más y más, para luego agitar allá adentro sus entrañas,... y tras el misterio del abultamiento, la generosa respuesta se traducía en alimento abundante. Si los ruegos habían sido atendidos; las aguas – hasta entonces quietas – empezaban a moverse y a llenarse de peces que la madre gestara pródigamente en su seno.
Este acontecimiento era celebrado durante semanas enteras, con danzas y canciones que ponían acentos de inspiración agradecida en amas márgenes del Ipití.
Un día... ya había pasado el invierno, las tribus habían reñido... las aguas estaban quietas... y los peces se movían en la costa. Ya iban quedando pocos.
Los tobas se acercaron a “la madre” y entonaron sus peticiones.
Durante muchas noches, apenas salía el lucero, las notas angustiosas de un himno suplicaban: Era, era, era, gait...
Pero el árbol parecía indiferente ¿es que estaba enojado?
Y allá se perdían los ecos, tras el último ramaje: era, era, era, gait...
La angustia iba en aumento... el hambre ya se sentía... ¿Es que “la madre” estaba enojada?
Y no faltó el ingrato que, preparó su arco... eligió una flecha fibrosa...flecha de guerra, con el huesito en la punta para que lastime y penetre hondo... y apuntó al vientre de “la madre” que ya empezaba a abultarse lentamente.
Al traspasarlo, arrancó con el grito temeroso de la tribu, el trueno en que rugía la ira del Noón.
Se enlutó el cielo, y... a lo lejos, un ruido extraño se sintió venir como amenaza justiciera...
Los tobas tuvieron miedo... vieron agitarse las aguas que parecían teñirse en sangre... y, el río empezó a crecer, a crecer, de un modo alarmante, como si persiguiera con su furia a los ingratos.
Estos, ocultándose tras los bosques vecinos, se alejaban huyendo del castigo.
Cuando el río pareció aplacarse y las aguas volvieron al cauce fueron en busca del árbol herido para pedirle que los perdonase. Lo encontraron si con el vientre cubierto de gruesas espinas con las que parecía rechazarlos.Las suplicase repitieron una y otra vez... Iooo sañoa sañoa sañoa iooo sañoa sañoa sañé e sañoa e sañoa Sañé
“La madre” debe haberlos perdonado, porque dicen que en el Bermejo siempre hay pesca. Pero...eso si, el ruido de la creciente que baja enfurecida todos los años, les recuerda ese episodio, mientras las aguas teñidas de rojo de ese río al que ahora llaman Inaté, les está mostrando el horrible castigo que trae el revelarse contra “la madre”.
¿Que ella los perdonó? ¡No cabe duda! La prueba está en que las flores del palo borracho, como algunos dieron en llamarlo después, son cada vez más hermosas.
¿Por qué entonces la coraza de espinas? Dirán algunos que “la madre” lo perdona todo; pero el justiciero no perdona que se ultraje a una criatura tan digna de respeto y veneración.
Un hombre arrojó la flecha... y el Genio supo dónde poner las espinas.
Todavía ahora, en las noches de luna llena, cuando la crecida arremete en salirse de madre... los tobas cantan en la lejanía de los bosques: eiooo sañoa, eiooo sañoa, e sañoa e sañoa sañé." 
(Leyendas argentinas en la voz y en la pluma de Inés García de Márquez, 1957. Compaginación de Victoria Mabel Romero, Museo Histórico Regional Ichoalay, Resistencia, Chaco)

El Gran Yuchán (“El ciclo de Tokjuaj y otros mitos de los wichí”, Compilación, prólogo y notas de Buenaventura Terán, Biblioteca de Cultura Popular, Ediciones del Sol, Buenos Aires 1999)
Antiguamente el agua, que era el mar, estaba adentro de un palo borracho grande. Esto era muy al principio. Ahí nació Lawo, el Arco iris, y un pez: el dorado.
Mucha gente pasaba por ahí, pero les estaba prohibido pescar el dorado. Por esa época pasó Tokjuaj con sus flechas. Sacó una y flechó el pez.
El yuchán se partió y se inundó el mundo. Tokjuaj trató de escapar corriendo pero el agua lo seguía. Dos meses corrió con el agua atrás. Quiso transformarse en pez pero los peces también lo perseguían. No había forma de escapar. Entonces se transformó en chajá.
Voló muy arriba, hasta que se le cayeron las plumas y comenzó a caer. En su caída gritaba: “me transformaré en mortero”, Y cayó adentro de un pozo. Ese pozo era muy profundo. Tokjuaj se transformó en murciélago, y mientras estaba tratando de salir, vio una víbora muy grande que quería tragárselo.
Por fin escapó. Pero el viborón le pudo agarrar una punta del ala. Y se enredó en una tela de araña.
Tenía hambre y no sabía que hacer. Entonces se le ocurrió chupar sangre. Desde entonces el murciélago chupa la sangre. Le chupó al anta y a las corzuelas. Hasta que el tucán empezó a perseguirlo.
Tokjuaj se asustó y se escondió en el gajo de un árbol grande. El tucán golpeó el árbol con su pico y se partió la cabeza de Tokjuaj. Quedó muerto en el piso en forma de murciélago.
El agua que salió del yuchán formó el río Pilcomayo. Las vueltas que da el río Pilcomayo son el recorrido de Tokjuaj huyendo del agua.
Tokjuaj corrió durante dos meses.

Vínculos
Un samu’û en el jardín, en Suplemento Rural de ABC Color, Paraguay. Con el asesoramiento de Soledad Martínez, ingeniera agrónoma.

Tulipanero africano / Llama de los bosques

Spathodea campanulata Beauv. / Tulipanero africano / Tulipán de Gabón
Sinónimos: Spathodea nilotica Seem.
Spathodea, del griego spathe: espada y el sufijo oeides, del griego eides: idea, forma similar, en referencia a la forma del cáliz. El nombre de la especie del latín campanulata: acampanada, por la forma de la corola.


Familia: Bignoniaceae.
"Bignoniaceae: El nombre de la familia tiene su origen en en el género Bignonia L., que honra la memoria del Abate francés Jean Paul Bignon (1662-1743). Bignon estuvo a cargo de la Librería Real y de la Biblioteca Nacional de Francia desde 1718-1741, período en el cual la institución alcanzó su glorioso cenit." (González, J.: “Explicación Etimológica de las Plantas de la Selva”, Flora Digital de la Selva, Organización para Estudios Tropicales). 
Origen: Exótico.  
Nativo de África tropical y cultivado como árbol ornamental en casi todas las zonas tropicales y subtropicales del planeta.
Nombres comunes: Amapola (República Dominicana); Árbol de la fontana, Copas de agua, Espatodea, Fuente de agua, Llama de los bosques, Llama nandi, Llamarada, Mampolo, Tulipa africana, Tulipán africano, Tulipanero africano, Tulipán de Gabón, Tulipero de África. Meaito (Puerto Rico). Bisnagueira, Espatódea, Tulipeira da África (portugués). African tulip tree, Fire bell, Fire tree, Flame of the forest, Fountain tree, Nandi flame, Nile flame, Scarlet bell flowers, Squirt tree, Tulip tree, Uganda flame (inglés). Baton du sorcier,  Immortel éntranger, Pissat de singe, Pisse l’eau, Pisse-pisse, Tulipier du Gabon (francés). Albero dei tulipani (italiano). Afrikanischer tulpenbaum, Tulpenbaum (alemán). Afrikanskt tulpanträd (sueco). Spatodeja kolokol'chataja (ruso). Huo yan mu, Huo yan shu (China), Cu ye jiu ping shu, Ao zhou huo yan shu (Taiwan), Neerukayi mara (Cantonés, China); Patadi (Tamil, India), Rugtoora (Hindi); Sirit-sirit (Filipinas). Kifabakazi (Luganda, África). Panchut-panchut (Malasia). Kudaella gaha, Kudulu (Sinhala)... (nombres vernaculares en portal: Philippine Medicinal Plants).

Árbol perenne de porte medio, rápido crecimiento, tronco de fuste recto, corteza clara y lisa, hojas opuestas, imparipinnadas, folíolos grandes verde oscuro en su cara superior con ligera pubescencia (color herrumbre), más claros del envés.
Inflorescencias agrupadas en racimos terminales, grandes flores campanuladas, de intenso color naranja rojizo, de márgenes ondeados bordeados de amarillo, también el interior de la garganta es amarillento. 
En sus lugares de origen la floración es tan abundante que según las referencia estos árboles habrían sido usados como guías de navegantes en ciertos lugares de la costa africana.
Los frutos son cápsulas leñosas dehiscentes de color oscuro, contienen numerosas semillas aladas.
Los pimpollos antes de abrirse tienen la forma de una bolsita que contiene agua y suelen ser empleados por los niños para arrojar agua a modo de juego. De esa capacidad de arrojar chorritos de agua derivan varios de sus nombes comunes.  
Además la forma campanulada y erecta de las flores a modo de copa o fuente, les permite conservar el agua de la lluvia y el rocío, de la que se benefician luego las aves e insectos. 
Se ha introducido en varias regiones de América tropical como árbol ornamental dada la belleza de su floración, a pesar de que es reportada por la UICN entre las 100 especies más invasoras del mundo. (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, The Global Invasive Species Database). 
A la hora de planificar arborizaciones se debe tener en cuenta que la predominancia de especies introducidas colaboran con la fragmentación de los ecosistemas generada por el desarrollo urbano, por lo que es recomendable el uso de especies nativas que proporcionan alimento a la fauna local (insectos, aves y pequeños mamíferos), favorecen la conectividad en los ecosistemas fragmentados y a su vez fortalecen la identidad de nuestras ciudades.
Corteza y hojas son utilizadas en la medicina tradicional africana por sus propiedades antibacterianas, para la cicatrización de la piel.
Vínculos
Rojas Rodríguez, Freddy &Torres Córdoba, Gustavo: "Llama del bosque", Kurú, Revista Forestal (Costa Rica), 6 (16), 2009

Aromito

Acacia caven (Molina) Molina caven / Aromito
Mimosa caven Molina; Mimosa cavenia Molina; Acacia cavenia (Molina) Hook.&Arn.; Acacia adenopa Hook.&Arn.; Acacia cavenia Colla; Acacia farnesiana (L.) Willd. var. brachicarpa Kuntze; Acacia farnesiana (L.) Willd. var. cavenia (Molina) Kuntze; Acacia farnesiana (L.) Willd. var. heterocarpa Kuntze; Acacia farnesiana (L.) Willd. var. cavenia (Molina) Arechav.; Vachellia farnesiana (L.) Wight&Arn. f. cavenia (Molina) Speg.; Vachellia farnesiana (L.) Wight&Arn. f. brachypoda Speg.; Acacia farnesiana (L.) Willd. f. cavenia (Molina) E.C. Clos; Acacia farnesiana (L.) Willd. var. cavenia (Molina) Arechav.; Vachellia farnesiana (L.) Wight&Arn. f. cavenia (Molina) Speg.; Vachellia farnesiana (L.) Wight&Arn. f. brachypoda Speg.; Acacia farnesiana (L.) Willd. f. cavenia (Molina) E.C. Clos.
Aromito a orillas del río Negro en Parque Ávalos, Resistencia (Chaco, Argentina).
Familia: Fabaceae (Mimosoideae)
Hábito: Arbusto o arbolito (-Perenne). Status: Nativa. (Base de Datos Flora Argentina)
Distribución Provincias: Buenos Aires, Catamarca, Chaco, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, Jujuy, La Pampa, La Rioja, Mendoza, Misiones,
Salta, Sgo. del Estero, Santa Fe, San Juan, San Luis, Tucumán.
Países Limítrofes: Brasil, Chile, Paraguay, Uruguay. 
Nombres comunes: Aromita, Aromito criollo, Aromo, Aromo criollo, Churque/i, Espinillo, Espinillo de bañado, Espinillo de Santa Fe, Espinillo negro, Espino, Espino maulino, Quirinca / Quirinka, Tusca. 
Árbol nativo de porte pequeño o arbustivo, caducifolio, de tronco sinuoso, espinoso y rústico, destaca por su vistosa y aromática floración amarilla.
De copa redondeada, follaje caduco, hojas compuestas, bipinadas, pinas muy pequeñas. Las flores nacen cuando caen las hojas y destacan dispuestas en densas inflorescencias globosas de color amarillo dorado que por su particular aroma silvestre dieron origen al nombre “aromito” con el que se lo conoce.
Frutos en forma de vainas leñosas marrón negruzco, ovoides, de ápice aguzado, contienen numerosas semillas.
Entre sus propiedades se mencionan: 
Aromaterapia y Perfumería (sus fragantes flores son empleadas en la fabricación de productos aromáticos, perfumes y aceites esenciales); Combustibles (produce leña y carbón de buena calidad); 
Melíferas (sus flores atraen numerosos insectos, el INTA - Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria - la menciona en una publicación sobre 'Flora de importancia Apícola', figura entre las especies muy visitadas por Apis melifera L); Ornamentales (apreciada por su vistosa y fragante floración); 
Tánicas (vainas ricas en taninos que poseen propiedades curtientes)... 
Se caracteriza por su rusticidad y adaptabilidad a condiciones adversas.
En el "Informe de la Comisión Exploradora del Chaco" leemos: "Espinillo o aromito: su madera es de hermoso color colorado, y aunque bastante sólida y pesada, no se emplea en la industria. El árbol es de mucho ramaje, y en la primavera se cubre de una hermosa flor dorada de forma esférica y tamaño de un garbanzo, que con su fragancia suave y deliciosa embalsama el ambiente que inmediato al árbol se respira. Tiene muchas espinas, y sus hojas son menudas, formando pequeñas palmitas. Este árbol se encuentra en grandes montes, algunas veces aislado, y otras mezclados con los algarrobos." (Seelstrang Arturo: Informe de la Comisión Exploradora del Chaco, Primera Edición: Tipografía y litografía del "Courierde la Plata", Buenos Aires 1878; 2a Edic. EUDEBA 1977).
Hieronymus refiere: ""Acacia cavenia (Hook. et Arn.) N.v. espino; espinillo; tusca; churqui; coven (en Chile). "Arbusto muy común en toda la R. A., de 5 metros de altura mayor y cuyo grueso del tronco tiene hasta 2/5 metro. Los ramos y el tronco producen una especie de goma semejante a la goma arábiga. Las flores se coleccionan bajo el nombre de aroma para hacer de ellas té y perfumes. La madera es de superior clase y, debido á sus vetas jaspeadas, es apreciada para enchapados; se usa igualmente para yugos de uñir bueyes, postes de cercos, etc.; es buena leña de quemar y superior para fabricar carbón; los ramos muy espinosos se emplean para cercos. La ceniza de la madera se usa en Chile para la fabricación de jabón." (Hieronymus, J. (1846-1921): Plantae diaphoricae florae Argentinae, Buenos Aires, 1882). 
Lillo por su parte registra los siguientes datos: “Acacia cavenia H. A. N.v. Espinillo de bañado (S. Fe), Churqui blanco (Juj.); Churqui negro (Juj.). Hab.: Santa Fe, Chaco, Formosa, Salta, Jujuy, Tucumán, Córdoba, Catamarca, Rioja, San Luis, San Juan, Mendoza. Circunferencia: m. 0,60.
En Santa Fe crece únicamente en las orillas de los riachos; es bajo, formado por varias ramas delgadas y largas que brotan de las mismas raíces. Puede servir únicamente para leña, sin embargo tiene madera dura y rosada. En el norte se desarrolla más formando árboles no muy altos pero sí muy copudos y sus troncos son utilizados para postes. La fruta á veces es muy gruesa casi como un huevo de gallina otras veces pequeña. Toma el nombre de C. blanco ó C. negro por el color mas ó menos acentuado de la madera."
(Lillo, Miguel: Contribución al Conocimiento de los Árboles de la Argentina según colecciones y observaciones de Santiago Venturi, 1910 y 1924, Biblioteca Digital del "Real Jardín Botánico).

 
Aromo (de Aledo Luis Meloni)
Aromo florecido junto al surco y la espiga,
porque la primavera te encontró en su camino:
bajo tu copa dejo la cruz de mi fatiga
y me llevo la gracia de tu flor sin destino.
Del libro Tierra ceñida a mi costado; Edit. Norte Argentino.
*Aledo Luis Meloni (1912), poeta y docente argentino radicado en la Provincia del Chaco desde 1937, uno de los máximos exponentes de la literatura chaqueña. 

La invasión gringa (de José Pedroni)
"....¿.Dónde se hallaba el oro,
de todos alabado?.
El oro estaba en un pequeño árbol;
el oro era un engaño;
sólo pequeñas flores
de oro perfumado.
Aromitos floridos,

a orillas del Salado...."

*José Bartolomé Pedroni Fantino (1899 Gálvez, Santa Fe -1968 Mar del Plata), poeta y escritor argentino.

Vínculos
Herbotecnia - Plantas medicinales: Espinillo, Aromo
Enciclopedia de la Flora chilena: Acacia caven
Kafén (Acacia caven), en Parque y Museo Hudson La leyenda de Curi - caven (espino negro en mapudungún)
La Acacia: Conocimiento Místico, por Miguel Herrero Uceda, autor del libro "El alma de los árboles" (Portal Ambiente Ecológico)