sábado, 19 de diciembre de 2015

Guayabo/a

Género Psidium / Guayaba/o
Nombre genérico "Psidium: El nombre del género tiene su origen en la palabra griega psidio, que significa “granado” (Punica granatum L./Punicaceae), aludiendo quizás a la similitud entre los frutos, o las hojas de ambas plantas. Fam. Myrtaceae." 
"Myrtaceae: El nombre de la familia tiene su origen en en el género Myrtus L. que significa en griego perfume, aludiendo a su follaje aromático."  (González, J.: “Explicación Etimológica de las Plantas de la Selva”, Flora Digital de la Selva, Organización para Estudios Tropicales).
 

Psidium guajava L. 
Sinónimos: Psidium igatemyense Barb. Rodr., P. pyriferum L., P. guayaba Raddi, P. guava Raddi ex Griseb. 
Arbusto o árbol (Perenne). Status: NativaOrigen: Nativo de América tropical e introducido a otras regiones del mundo donde actualmente se encuentra naturalizado.
En Argentina se lo cita para las provincias de Chaco, Corrientes, Formosa, Jujuy, Misiones, Salta, Tucumán. 
Países Limítrofes: Brasil, Paraguay. 
Nombres comunes: Arasá, Arasá grande, Arazá, Guayaba/o amarillo, Guayaba/o dulce, Guayaba/o manzana, Guayaba perulera, Guayabero, Guayabilla cimarrona, Guayabo blanco, Guayabo colorado (español). Arasa guasu (guaraní: guayaba grande), Arazá pytá, Arasa’i (guaraní: guayaba pequeña ), Arazá sayyú . Sahuinto/u (quechua). Xalxócotl, Xaxucotl (náhuatl). Araçá açu, Araçá goiaba, Araçá guaiaba, Goiaba, Goaiabeira, Guaiaba, Guaiabeira (portugués, Brasil). Apple guava, Common guava, Guava, Yellow guava (inglés).
Arbusto o árbol de pequeño porte, tronco castaño grisáceo de corteza escamosa, muy ramificado, no suele superar los 5 metros de altura. Los frutos tienen forma aperada, son jugosos, con un aroma penetrante característico y un sabor dulce y a la vez algo ácido. Tienen cáscara amarillenta a la madurez, el color de la pulpa depende de la variedad, puede ser blanco, amarillento ó rosado. Contienen numerosas semillas. Para alargar la vida útil de la fruta aconsejan cosecharla antes de que llegue a su punto de maduración.
Las guayabas tienen gran valor nutritivo por su alto contenido vitamínico y pueden consumirse de diferentes maneras, en estado fresco, en jugos, sirven para la elaboración de dulces, mermeladas y helados.

En 'Historia General de las cosas de Nueva España', Fray Bernardino de Sahagún* refiere: "Los árboles en que se hacen las guayabas se llaman xalxócotl o xalxococuáhuitl. Son estos árboles pequeños, y tienen las hojas y las ramas ralas. El fruto de estos árboles se llama xalxócotl. Son por de fuera amarillas o verdinegras. De dentro unas blancas y otras coloradas o encarnadas. Tienen muchos granitos de dentro. Son muy bueno de comer. Estancan las cámaras."
*Bernardino de Sahagún (1499-1590) fue un misionero franciscano, autor de varias obras en náhuatl y en español, consideradas hoy entre los documentos más valiosos para la reconstrucción de la historia del México antiguo antes de la llegada de los españoles.
(Wikipedia).

Martin Dobrizhoffer (1717-1791), un misionero jesuita que residió largo tiempo entre los aborígenes del territorio chaqueño, relata: “El árbol Guayaba produce una pera oval y completamente llena de granos cuyo lado externo se torna amarillo al madurar. Su pulpa es roja. Hervida en azúcar es más sabrosa y también más sana. Si se cuecen antes de madurar, fortalecen el estómago y sujetan la disentería. Este árbol prospera también en un suelo menos fértil.” (Dobrizhoffer, Martino: “Historia de Abiponibus, equestri bellicosaque Paraquariae natione”, 1784. Traducción de Edmundo Wernicke: “Historia de los Abipones”, Universidad Nacional del Nordeste, Facultad de Humanidades, Departamento de Historia, Resistencia, Chaco 1967).


En el Informe de la Comisión Exploradora del Chaco, Arturo Seelstrang (Arthur von Seelstrang (1838-1896) refiere: "Guayabo. Árbol frutal, muy abundante y de fácil cultivo; de su fruta, que tiene carne rosada, muy llena de semillas pequeñas, se hace el estimable dulce de guayaba, tan conocido en el comercio, y que en tanta cantidad de importa del Brasil, también se come cruda y es bastante agradable. Sus hojas son ovaladas. La madera es blanca y flexible, se usa para cabos de hacha y de otras herramientas." (Seelstrang Arturo: Informe de la Comisión Exploradora del Chaco, Primera Edición: Tipografía y litografía del "Courier de la Plata", Buenos Aires 1878; 2a Edic. EUDEBA 1977).   

Lillo lo describe de la siguiente manera: "Psidium guayaba Raddi.
N.v. Guayabo colorado (Chaco); Arazá pytá (Mis.); Arazá sayyú (Mis.); Guayabo amarillo (Corrt.)...
Hab.: Misiones, Corrientes, Chaco, Formosa. Circunferencia media: m. 0,40.
Arbolito delgado, bajo, ramoso, que vive silvestre epecialmente en San José (Mis.). Es trasplantado y cultivado por la linda fruta que da, que le ha valido en guarany el nombre de "Ara-za" ó sea "Ojo del cielo". Es algo abundante y su madera no se utiliza. Otra variedad también abunda, el Arazá hú ó Guayabo negro de fruta y hojas más pequeñas y obscuras. Por el color de la fruta cambia el nombre dado al árbol."
(Lillo, Miguel: Contribución al Conocimiento de los Árboles de la Argentina según colecciones y observaciones de Santiago Venturi, 1910 y 1924, Biblioteca Digital del "Real Jardín Botánico, SSIC).


Psidium kennedyanum Morong
Sinónimos: Psidium persicifolium O. Berg
Arbusto o árbol (Perenne). Nativa
Distribución Provincias: Chaco, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, Misiones, Santa Fe.
Países Limítrofes: Brasil, Paraguay. 

De la Peña registra los siguientes datos:
guayabo. Especies del género Psidium, de la familia Mirtáceas.
Guayabo. Guayabal. Arazá jai. Arasá jay. Arasá. P. kennedyanum Morong // Árbol de flores solitarias. Fruto piriforme, amarillo.
Guayabo. Guayaba. Guayabo amarillo. Arazá puitá. Arasá saiyú. Arasá. Arasá poñig. P. guajaba L. // Frutal. Árbol de flores blancas. Fruto redondeado o piriforme, comestible.
(De la Peña, Martín Rodolfo: Catálogo de nombres vulgares de la flora Argentina). 


Y ya que hablamos de la guayaba, no podemos dejar de mencionar a la "guayabera", una prenda a modo de camisa suelta con grandes bolsillos delanteros, que se usa por afuera del pantalón, generalmente blanca, ligera y fresca, típica de la vestimenta de los cubanos.
Sobre su origen existen dos versiones:
Una refiere que un buen día un campesino de la zona de Sancti Spíritus —provincia del centro de Cuba— le pidió a su esposa que le hiciera una camisa cómoda para trabajar en el campo. La señora cumplió el encargo sin imaginar que su novedoso diseño iba a popularizarse, primero entre los moradores de esa región, y luego mundialmente.

Para otros 
su origen se remonta a un sastre andaluz que trabajaba en una vieja casa de campo de la región del río Yayabo, en Sancti Spíritus, por el siglo XVIII. Este empezó a vender camisas largas y decoradas sólo por bolsillos grandes por ambos lados. El precio era asequible y los lugareños la encontraron ideal para el clima debido a su peso liviano y el bombacho, por lo que pronto se generalizó su uso. En un inicio fueron llamadas yayaberas, por la toponimia del lugar. La leyenda cuenta que los campesinos se llenaban de frutas los grandes bolsillos de las nuevas camisas, motivo por el cual la prenda del sastre andaluz llegó a ser llamada guayabera.
La guayabera constituye un rasgo propio de la identidad de los pobladores de la isla, símbolo de cubanía.
En la herbolaria mexicana mencionan que el uso del guayabo se conocía desde épocas muy antiguas - en la medicina prehispánica - para curar afecciones gástricas (diarrea y dolor abdominal). 
Antes de la llegada de Colón, los curanderos aztecas preparaban con las hojas del árbol de la guayaba una eficaz pócima para los trastornos digestivos. Ellos lo denominaban Xalxócotl / Xaxucotl (fruto arenoso en idioma náhuatl).

Arasa pytâ  (poema de Carlos Villagra Marsal*)
Una luz permisiva,
cimera, oronda,
tu madurez sostiene,
tus perfumes adorna.

Zarcillo del verano
y juntadora
de zumbos, de gorjeos
que apetecen tu forma.

Esta virtud de enero
calma la boca;
toda mi infancia cabe
en tu médula roja.

Latir de la inocencia
o de otras cosas.
palpo tu piel y entiendo
la sumergida historia.

Candela del guayabo
ingente y poca:
el conjuro no basta,
su jarabe me sobra.

(enero 1994) para Francisco Pérez-Maricevich
* Carlos Villagra Marsal destacado poeta, narrador, ensayista e intelectual paraguayo.
(Villagra Marsal, Carlos (1932): "El júbilo difícil" (Poesía 1986-1995), Edición digital: Alicante: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2001)

No hay comentarios:

Publicar un comentario